Residencias en San Lorenzo luego del paso del huracán María el pasado octubre de 2017. (semisquare-x3)
Residencias en San Lorenzo luego del paso del huracán María en octubre de 2017. (André Kang)

Washington - Investigadores de la Universidad de Michigan publicaron un estudio que reafirma que la respuesta federal a la emergencia que causó en Puerto Rico el huracán María, fue lenta e ineficiente, en comparación con la que se dio a los ciclones Harvey e Irma en Texas y Florida, respectivamente.

Encontramos que hubo una diferencia muy significativa no solo en la rapidez de las respuestas, sino también en el volumen de recursos distribuidos en términos de dinero y personal”, indicó Charley Willison, candidata al doctorado en la Escuela Pública de Salud de la Universidad de Michigan.

De acuerdo al estudio – publicado en la revista digital de asuntos de salud BJM Global Health-, desde los primeros días después del impacto de los huracanes Harvey, Irma y María, la movilización de la asistencia a los damnificados reflejó la disparidad en las acciones del gobierno federal.

Por ejemplo, nueve días después del huracán, el gobierno federal había destinado cerca de $100 millones en fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para asistir a familias e individuos en Texas y Florida, mientras que la ayuda para los damnificados de María, en Puerto Rico, se limitaba a unos $6 millones.

Dos meses después, la asistencia relacionada a la recuperación en Texas y Florida rondaba los $1,000 millones, una cantidad que no se alcanzó en Puerto Rico hasta que habían pasado cuatro meses del azote del huracán María.

A los seis meses de los ciclones, mientras, los supervivientes de Harvey habían recibido cerca de $13,000 millones en asistencia federal, en comparación con $2,350 millones otorgados a familias e individuos en Puerto Rico, agrega la publicación.

Los investigadores – Willison, Phillip Singer, Melissa Creary y Scott Greer-, destacaron además que contrario a Texas y Florida, el Congreso le exigió a Puerto Rico, de cara a la asignación de fondos de emergencia, la presentación de un plan de recuperación que abarcara de 12 a 24 meses.

La administración Trump argumenta frecuentemente que el retraso en dinero y envío de bienes a Puerto Rico estuvo basado en limitaciones geográficas. Sin embargo, tomó cuatro meses asignar a Puerto Rico el dinero para atender el desastre que en comparación recibieron Florida y Texas en la mitad de ese tiempo”, agregaron.

Con los demócratas al mando de la Cámara de Representantes, el presidente del Comité de Seguridad Interna, Bennie Thompson (Misisipi), tiene en agenda profundizar una investigación sobre la respuesta del gobierno de Trump a la catástrofe que ocurrió en Puerto Rico a causa del huracán María.

Las autoridades estiman que los huracanes Harvey y María causaron sobre $100,000 millones en daños en Texas y Puerto Rico, respectivamente. Pero, la crisis fue particularmente grave en Puerto Rico, donde la mayor parte del país estuvo meses sin servicio de electricidad.

Un estudio de la Universidad George Washington, además, calculó en 2,975 las muertes ocurridas en Puerto Rico como consecuencia del huracán María. De esas, el estudio de la Universidad de Michigan indica que 65 fueron muertes directas.

En el caso de Harvey, las muertes directas se han estimado en 68 y las indirectas en 35. Al huracán Irma, mientras, se le atribuye haber provocado la pérdida de 92 vidas, siete de ellas de forma directa.

En su conclusión, los investigadores de la Universidad de Michigan subrayaron que la ayuda federal no estuvo alineada “a la severidad” de las necesidades de la peor catástrofe que ha vivido Puerto Rico en casi un siglo.


💬Ver 0 comentarios