Uno de los perros del Santuario San Francisco de Asís. (Suministrada)

La racha de terremotos que ha afectado a la isla desde el 28 de diciembre no solo ha causado estragos en la infraestructura y la salud mental de los puertorriqueños, sino que también han colocado en peligro el bienestar de cientos de mascotas del sur y oeste del país.

Como respuesta a esa problemática, The Sato Project y Wings of Rescue -esta última con sede en el estado de Delaware- han organizado un viaje para trasladar alrededor de 120 perros y gatos a varias localidades en Estados Unidos. Algunos de estos animales han sido abanados por residentes temerosos por los terremotos y otros, como en el caso del Santuario San Francisco de Asís, en Cabo Rojo, no pueden permanecer en su local ya que la estructura sufrió daños.

El vuelo, a ser realizado a un costo de $60,000 en una nave especializada para trasladar animales, partirá el domingo en la madrugada de la Base Muñiz y transportará perros y gastos de San Francisco de Asís, Villa Michelle, ubicado en Mayagüez, y la organización We Love Santos, en Ponce.

Los animales irán a Florida, Delaware y Nueva York.

El dinero utilizado para el vuelo sale de donativos recibidos por estas organizaciones tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos y la colaboración de la empresa Petco y la organización The Greater Good.

"Este vuelo se organizó para ayudar a los perritos (y gatos) del área sur. Estamos ayudando a rescatistas independientes, santuarios y Villa Michellle. La idea es que estos lugares -salvo San Francisco de Asís- tengan espacio para recibir otros perros abandonados", dijo Daphne Osorio, portavoz de The Santo Project.

Osorio indicó que el patrón de abandono de mascotas tras los terremotos ha sido marcado y lo notó de primera mano en el Albergue de Animales de Ponce.

"Están recibiendo 75 mascotas diariamente. Están tan y tan llenos que tuvieron que bajar la cantidad de animales que reciben", dijo Osorio. "Los puertorriqueños han perdido la sensibilidad”.

El Santuario San Francisco de Asís, ubicado en el sector Bajura, en Cabo Rojo, sufrió daños a la estructura -una antigua destilería de ron- y es necesario que sea vaciada. Sin embargo, en el viaje del domingo apenas podrían abordar el avión alrededor de sus 20 perros y gatos, dijo su vicepresidenta Stella Ramírez. Los perros de mayor edad y los que tienen condiciones cardiacas no pueden hacer el viaje.

Ambas coincidieron en que harán falta más viajes para atender el problema de mascotas abandonadas a consecuencia de los temblores.

El Santuario San Francisco de Asís opera hace 11 años y se dedica a conseguirle hogares a perros y gastos abandonados en Puerto Rico y Estados Unidos.

"Aquí dejan animales amarrados a la verja, los tiran o los dejan en cajas", dijo Ramírez al describir los casos más dramáticos. En el Santuario hay 150 perros y gatos, por lo que el vuelo del domingo noserá suficiente para vaciarlo. Por lo pronto, sus animales han sido movidos a hogares temporeros o lugares seguros dentro de la estructura.

"Pero no podemos aceptar mascotas y nos estamos preparando para que se dé una ola de abandonos. Así fue en María, que no llegaron los animales rápido pero dos semanas después sí", dijo Ramírez. "La estructura no se considera segura ni para los animales ni para el equipo", insistió.

Si quiere contribuir económicamente a The Sato Project debe ir a su página de Facebook. En el caso del Santuario San Francisco de Asís, puede enviar su donativo por ATH Móvil al 787-612-8587. Si está interesado en hacer donativos por Paypal u obtener información sobre adopciones se puede comunicar al [email protected]


💬Ver 0 comentarios