La subsecretaria de Salud, Concepción Quiñones de Longo. (GFR Media)

Horas antes del anuncio del primer caso sospechoso de coronavirus en Puerto Rico, la subsecretaria de Salud, Concepción Quiñones de Longo, había indicado que el Departamento de Salud no había aprobado la realización de ni una prueba de detección en pacientes con síntomas sospechosos, panorama que había levantado serias interrogantes entre la clase médica del país.

Indicó que entendía la “preocupación” de los médicos, pero que seguían recomendaciones del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

“Como todavía no hay millones de pruebas disponibles para toda la población se está siendo bien estricto en los criterios clínicos y de historial médico para escoger las personas que se le deban hacer la prueba”, señaló en entrevista con El Nuevo Día.

“Entiendo la preocupación de esos médicos en el sentido de que identificar el primer caso de coronavirus que llegue a Puerto Rico es bien importante, pero tenemos que trabajar con los recursos que tenemos disponibles en el momento y los recursos que tenemos disponibles no nos permiten hacerle la prueba a todo el mundo si no cumple con los criterios establecidos por el CDC”, indicó Quiñones Longo.

El protocolo establecido por la agencia, con el consejo de las autoridades federales, establece que la prueba tiene que ser procesada por el CDC en Atlanta. A nivel local, surealización depende de la aprobación de la epidemióloga del Estado.

Entre los criterios para tomar en consideración a la hora de evaluar los pacientes, está su historial de viaje, así como si presenta fiebre o síntomas de enfermedad de las vías respiratorias. Otro, de los puntos a observar es si el paciente presenta una condición respiratoria sin un diagnóstico alterno identificado.

“Si no reúne todos los criterios no estaríamos ahora en posición de hacer la prueba porque no hay disponibles millones de pruebas para todo el mundo que tenga la más mínima sospecha, así que por eso estamos siendo más estrictos en requerir unos requisitos bien específicos”, señaló la funcionaria.

En las últimas semanas se habían reportados casos sospechosos, lo que se había confirmado. Pero, ni aún a esos pacientes se les había practicado la prueba. “No han llenado los criterios que hasta el momento existen para hacer las pruebas. Esto pudiera cambiar. A medida que la incidencia de esta condición cambie probablemente van a venir instrucciones distintas del CDC, pero todavía no se han hecho muestras ni hemos recogido muestras para enviar a Atlanta todavía”, insistió.

Ante preguntas de cuándo las pruebas podrían estar disponibles en la isla, Quiñones de Longo respondió que la próxima semana. Sobre cuántas llegarían, dijo que por experiencias previas es el CDC quien determina la cantidad a asignar. “Ellos tienen sus criterios de incidencia o prevalencia de una condición para determinar qué materiales de pruebas o recursos se envían”, señaló.

El exsecretario de Salud Enrique Vázquez Quintana había cuestionado el proceder de la agencia. También lo había hecho en una entrevista previa con este diario la exepidemióloga del Estado, Ángeles Rodríguez. Mientras otras voces expertas, como el infectólogo Javier Morales habían alertado sobre la importancia de que se tomara en consideración la opinión médica a la hora de aprobar o descartar la realización de una prueba.

“Yo te puedo decir que no se están tomando las consideraciones médicas, pero es que al imponer, el Departamento de Salud y la doctora Carmen Deseda que es la que tiene finalmente tiene que aceptar que ese caso amerita hacerse la prueba del coronavirus, pues ponen al médico como en una encerrona”, señaló Vázquez Quintana.

Sostuvo que la agencia no puede intervenir con el derecho de los médicos del país a practicar su profesión. “Cuando uno pregunta cómo manejar esta epidemia dicen, precisamente, que hay que buscar con mucho ahínco el primer caso, pero si no hacemos la prueba cómo vamos a encontrar el primer caso”, añadió.

“Todo el mundo está practicando la medicina a ciegas porque no tiene como negar o afirmar si esa enfermedad la tiene ese paciente que tienen ahí al frente… los médicos primarios y los neumólogos están practicando una medicina primitiva al no tener las pruebas de laboratoriopara confirmar o negar la existencia de Covid19.”, advirtió.


💬Ver 0 comentarios