La AEE celebró el segundo día de vistas del Plan Integrado de Recursos. (GFR Media)

La Alianza Energía Renovable Ahora (AERA) reclamó este martes que el Plan Integrado de Recursos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) debe revisarse para incorporar aceleradamente el modelo de generación eléctrica distribuida.

De acuerdo con AERA, luego de los terremotos que estremecieron el sur de la isla el mes pasado y que entre otras cosas, provocaron daños considerables en Costa Sur, la corporación pública debe trabajar un nuevo PIR que tome en cuenta la vulnerabilidad de Puerto Rico a desastres naturales y el cambio climático.

Según la AEE, tomará unos dos meses conocer el impacto de los terremotos en Costa Sur y la inversión que sería necesaria para reanudar operaciones allí.

De acuerdo con AERA, la incorporación plena de energías renovables al sistema eléctrico que gestiona la AEE evitaría que la isla quede a oscuras como sucedió tras los terremotos y hace dos años, con la embestida del huracán María.

“La (AEE) admite que no tiene ningún plan que tome en cuenta ni tsunamis, ni el alza en los niveles del mar, sabiendo que la infraestructura de generación de la AEE está en las costas de la isla", fustigó Ingrid Vila Biaggi, presidenta de la organización Cambio, una de las organizaciones que integra AERA.

La exsecretaria de la Gobernación abogó porque la corporación pública cambie de rumbo y tome pasos concretos para ampliar el uso de energías renovables en la isla.

“El PIR no toma en consideración la disponibilidad de recursos renovables en techos y como estos pueden responder ante eventos naturales extremos”, agregó la ingeniera haciendo referencia al modelo de generación de energía distribuida.

El reclamo de AERA se produce al tiempo en que el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) entra en su segundo día de vistas evidenciarias en torno al PIR, documento que trazaría la ruta operacional y financiera de la AEE en los próximos 20 años.

Según los escenarios contenidos en el PIR, que preparó la firma Siemens Energy, el modelo operacional que menos costo tendría para la AEE sería aquel que otorgue más peso a la energía renovable a la hora, incluyendo el uso de microrredes.

Hasta octubre pasado, según datos provistos por la AEE, en Puerto Rico existían alrededor de unos 16,000 sistemas conectados bajo el programa de medición neta, es decir, el programa que permite a un abonado energía a la AEE ajustar su factura de la luz a medida que posee sistema propio para generar electricidad. Dichas conexiones representarían alrededor de unos 200 megavatios.

Sin embargo y a grandes rasgos, la recomendación de Siemens se centra en que la AEE otorgue más peso a la generación con gas natural y eventualmente, a medida que se hagan mejoras permanentes a la red eléctrica y se hagan ajustes en los procesos de permisos, se crearían las condiciones para incorporar la energía renovable en el sistema a mayor escala.

Cuesta arriba reducir el consumo con eficiencia

Los señalamientos de AERA, que agrupa una decena de organizaciones ambientales y es interventora en el proceso de evaluación del PIR, surgen al tiempo en que ha trascendido que la AEE no necesariamente podría cumplir con el objetivo de eficiencia requerido por la Ley 57 de 2014 y tampoco la ley aprobada el año pasado.

Luego de que se aprobó la Ley de Reforma Energética, la AEE está obligada a modificar su cartera de generación, para que el 30% de la electricidad que consumen hogares y empresas provenga de fuentes renovables. Además, la AEE también está obligada a adoptar programas para que los consumidores modifiquen sus hábitos de consumo.

El PIR contempla que la AEE contribuya a que la demanda eléctrica se reduzca anualmente en un 2% ayudando a cambiar los hábitos de consumo de sus abonados. Para ello, según el PIR, la AEE crearía diversos programas de incentivos para que los consumidores compren enseres eléctricos más eficientes, por ejemplo.

Sin embargo, el consultor y ejecutivo de Siemens, Nelson Bacalao, admitió que lograr esa reducción anual es un objetivo “muy agresivo”.

Durante la audiencia, por ejemplo, salió a relucir que, en los programas de eficiencia energética diseñados por la AEE, no se incorporó el beneficio que supondría el uso de vehículos eléctricos en la isla y tampoco, el beneficio de un plan masivo de calentadores solares en residencias.

En ello insistió el exrepresentante del consumidor ante la junta de gobierno de la AEE, Juan Rosario, quien destacó que el uso de un calentador de agua representa el 30% del consumo en la factura eléctrica de los hogares en Puerto Rico.

A preguntas de diversas partes, entre ellas, empresas de energía renovable operando en la isla, Bacalao explicó que la evidencia apunta a que un programa dirigido al fomento de vehículos eléctricos tendría un beneficio “modesto” en la isla, aunque reconoció que a futuro, ello podría cambiar, de la misma forma en que los cambios en la tecnología fotovoltaica ahora la hacen más accesible.

En el caso de los calentadores de agua, Bacalao admitió que desconocía el impacto que supondría el uso de calentadores solares en el consumo eléctrico de los hogares en la isla.

Desconocido el beneficio de un calentador solar

“Este PIR que debió costar un montón de dinero, parte de ese dinero se pudo usar para encuestar esos hogares”, dijo Rosario haciendo referencia a la reducción en consumo eléctrico y el alivio al bolsillo que ha representado la instalación de un calentador solar para miles de hogares en Puerto Rico.

Rosario dijo que en su caso, tales equipos contribuyeron a reducir la factura de la luz hasta en 20%.

“La realidad es que todo el tiempo cuando se hablaba (en la AEE) de reducir el consumo, le daban temblores a la AEE por la cuestión de las finanzas”, dijo Rosario haciendo referencia a las discusiones que presenció mientras representaba a los consumidores en la junta de gobierno de la corporación pública.

“Cómo la AEE será partícipe de programas de eficiencia cuando su programa de negocio está basado en vender y vender (electricidad)”, cuestionó Rosario.

“Es cierto que la estructura de la AEE está hecha para vender”, le constestó Efrain Paredes Sepúlveda, director de Planificación y Protección Ambiental en la corporación pública. “Pero también es cierto que quienes estamos liderando la AEE, estamos concientes de que la AEE tiene que cambiar y estamos moviendo la bola en esa dirección”.

Paredes Sepúlveda sostuvo que la corporación pública trabaja para cambiar la estructura operacional y “la mentalidad de la empresa” para transformarla hacia una utilidad centrada en el cliente.

“El compromiso está y lo estamos demostrando poco a poco”, aseguró Paredes Sepúlveda.


💬Ver 0 comentarios