La gobernadora no ha decretado un estado de emergencia nacional ante los casos de violencia de género como le solicitan grupos feministas. (GFR Media)

Por entender que los esfuerzos del gobierno de Wanda Vázquez para erradicar la violencia machista se han quedado cortos y no han sido genuinos, cuatro organizaciones feministas dejarán de participar en las reuniones convocadas por La Fortaleza para atender la problemática.

El anuncio se hizo público ayer, mediante un comunicado firmado por representantes de la Colectiva Feminista en Construcción, Matria, Taller Salud y el Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico (MAMPR).

La Fortaleza, a través de la asesora en Calidad de Vida de la gobernadora y directora y directora del Concilio de Mujeres, Johanne Vélez, sostuvo que Vázquez tendrá ante sí, en enero, el documento final de lo que se conoce como el Plan Estratégico para Implementar la Alerta Nacional ante la Violencia contra la Mujer.

“Recibimos la comunicación de parte del MAMPR, en representación de la Colectiva Feminista en Construcción, Taller Salud y Proyecto Matria, la cual respetamos y aceptamos”, indicó Vélez, al revelar que ayer se celebró una reunión sobre el tema -no divulgada por La Fortaleza- con “los demás grupos y organizaciones del Comité Asesor”.

Estos grupos no fueron identificados.

El suceso más reciente que causó insatisfacción entre las organizaciones feministas ocurrió, el 23 de diciembre, cuando Vélez envió un borrador del Plan de Acción, según la portavoz del MAMPR, Sara Benítez.

“Al leer el mismo, encontramos que el Plan de Acción enviado continúa sin reconocer lo imperativo de declarar un estado de emergencia, pese a todas las recomendaciones de quienes atienden, de primera mano, los casos de violencia por razón de género, que, además, se ha convertido en un consenso del pueblo puertorriqueño, incorporado en las múltiples y masivas manifestaciones que se han estado llevando a cabo en el país desde el combativo verano de 2019”, lee una declaración suscrita por Benítez, Zoán Dávila Roldán, Tania Rosario Méndez y Amárilis Pagán Jiménez.

El borrador es un documento confidencial. Sin embargo, las feministas señalaron que uno de sus principales defectos es que no atiende la necesidad de integrar la educación con perspectiva de género en el currículo del sistema público de enseñanza.

En el comunicado, se hace un recuento detallado de todas las conversaciones y reuniones que se dieron entre grupos feministas y La Fortaleza desde que primero se concibió la exigencia de que se declarara una emergencia nacional contra la violencia de género y cómo, luego de que Vázquez indicara que se trabajaría en una “alerta nacional” a principios de septiembre, poco se ha avanzado, según sus detractoras.

La intención detrás de que se declarara una emergencia nacional es que obligaría a la Rama Ejecutiva a delinear estrategias para socorrer a las víctimas sobrevivientes de violencia de género, que se asignen los recursos necesarios y se dé seguimiento continuo a que todas las agencias gubernamentales cumplan con los protocolos.

En entrevista con El Nuevo Día, Benítez indicó que el gobierno siempre mantuvo un compás muy lento al momento de actuar contra la violencia de género.

“Aquí, hay una mezcla de elementos”, dijo Benítez, al referirse a la incompetencia gubernamental y la influencia de la política. “Muchas de las cosas que propone La Fortaleza en cuanto al Plan de Acción son tareas inherentes a la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) y esa oficina está inoperante”, dijo Benítez.

“Y, obviamente, en las primeras reuniones, la gobernadora nos decía que hiciéramos propuestas, pero al ponderar la decisión y habiendo tomado la decisión de ser candidata, va a asumir una posición política y va a responder a las presiones que vienen de los sectores más conservadores”.

La líder feminista Josefina Pantoja no figura firmando el comunicado, pero confirmó que colaboró en su confección.

“Se fue de buena fe a esas reuniones. Pienso que le dieron largas al asunto, pidiendo propuestas y planes que estaban a la mano... que eran responsabilidad de la OPM hacer, pero ante la incompetencia y la falta de energía para trabajar con el problema, decidimos colaborar para ver hasta dónde se movía el carro”, dijo Pantoja.

“Es un problema de prioridades, no de palabras”, insistió la veterana líder feminista.


💬Ver 0 comentarios