"Se me muere el bebé y no hacen na' ", pensó el padre del pequeño Davier Ventura cuando no encontraban transporte aéreo para trasladar a su hijo, poco antes de la tormenta Karen.

 José Ventura y Nasha Pérez regresan hoy a Vieques con su pequeño, Davier, pero viajan con el miedo y la incertidumbre de qué sucederá de surgir una nueva emergencia con el pequeño que tuvo que ser trasladado por la Guardia Nacional la noche del lunes al Hospital de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Carolina.

“La realidad es que volvemos al problema porque el bebé está bien, pero todos los bebés y personas viequenses corren ese riesgo y uno vuelve a la incertidumbre”, sostuvo.

Antes de partir de la institución médica Venrtura hizo un llamado al gobierno a no mantener en el olvido a los viequenses y proveer los servicios y el equipo médico necesario para asegurar la salud de los residentes que desde hace dos años dependen de un hospital ubicado en una instalación provisional.

“Revivir en ese momento…el decirme que había que trasladarlo y no se puede trasladar. Yo pensaba, se me muere el bebé y no hacen nada. Pero algo dentro de mí decía: ‘Se puede todavía. A lo mejor muchos piensan es algo sencillo, pero en ese momento yo no lo sé. Yo no soy doctor y decirme la doctora: ‘Que ya no podía hacer más na’, que lo dejara ahí hasta que pasara la tormenta”, recordó el hombre sin poder evitar que se le escaparan las lágrimas. 

“Hablé hasta con los pescadores para moverlo”, compartió desde un salón del hospital donde compartieron con los médicos y medios del país antes de partir.

Tras el paso del huracán María el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de Vieques ofrece servicio desde lo que era el refugio “Dale la Mano a Puerto Rico”. A pesar de que se trata de una estructura segura, no cuenta con todo el equipo necesario para la realización de estudios de emergencia. De hecho, el servicio de pediatría no está disponible diariamente. 

La pediatra Jeannette Lube, quien atendió al menor en Carolina, dijo que se encuentra bien de salud y que a los padres le fueron dadas las instrucciones para su cuidado.

“El bebé se encuentra bien. Salimos de aquí a darle un cuidado especial siempre velando por el bienestar de él”, dijo el progenitor, quien agradeció tanto el trato recibido en Carolina por los médicos, así como el ofrecido en Vieques por los enfermeros y demás personal.

“Ellos (el personal del CDT en Vieques) realmente no tienen culpa. Ellos trabajan con lo que tienen. La burocracia nos está matando, está matando al pueblo, en especial, a la gente de Vieques y nos tienen olvidados. No dejen que las personas mueran por favor”, sostuvo Ventura.

Tras los momentos de terror vividos la pareja abandonóla institución agradecida también por las muestras de solidaridad que han recibido del pueblo que se ha desbordado en muestras de cariño para ellos.  Ciudadanos le llevaron pañales, chubs, ropa para ellos y el pequeño, fórmula para bebé y alimentos.

“El pueblo de Puerto Rico se ha desbordado en amor, en cariño, en apoyo, en mensajes. Ha sido bien lindo, ha sido algo bien especial. El baby shower que nunca tuvo Davier Puerto Rico nos los dio y estamos bien agradecidos”, dijo Pérez.

“Yo lo único que quería era que tuviera servicios médicos”, añadió Ventura.

La institución le coordinó el traslado de la familia, así como de los regalos recibido.

Por último, Ventura le pidió a las agencias pertinentes que hagan lo necesario e incluso lo imposible por el pueblo. “Se nos está muriendo la gente y ellos se quedan allá arriba como si nada”, denunció el guardia municipal.

“Vieques y Culebra merecen tener un hospital que cuente con todos los recursos. No dejen que las personas mueran por favor”, insistió.


💬Ver 0 comentarios