Rey Córdova. (GFR Media)

En medio del epicentro de una nueva enfermedad que se originó y se ha propagado con rapidez en China, una pareja de puertorriqueños que reside en este país desde hace dos años asegura que la vida en esa parte del mundo se ha detenido mientras las autoridades tratan de controlar los tentáculos de la más reciente versión del coronavirus.

“Estamos bien, gracias a Dios. Donde vivimos está ubicado al este de Wuhan, a dos provincias del epicentro”, contó Rey Córdova, ingeniero químico que llegó a China junto a su esposa Marta Cruz en el 2018.

El matrimonio se trasladó a China luego de que Córdova fuera transferido por la farmacéutica Eli Lilly como parte de una asignación de trabajo de tres años para laborar en la planta de esta empresa que ubica allí.

“Aún cuando al día de hoy hay más de 100 casos reportados en nuestra provincia (JiangSu) y 24 en la ciudad de Suzhou, la situación está relativamente en control”, indicó Córdova, natural de Río Piedras, sobre los casos de lo que se conoce como 2019-nCoV.

Según el hombre de 49 años la rutina normal de esta parte de China se ha interrumpido por el cierre total de la ciudad donde reside, tal como ocurrió en Wuhan, donde se registraron los primeros casos.

“La mayoría de las provincias a través de China están replicando los mismos controles”, dijo al referirse a la cancelación de actividades y servicios de transporte público, cierres parciales de carreteras y chequeos de temperatura en puntos de control, entre otros.

Además, agregó que a las empresas, incluyendo a Eli Lilly, se les prohibió comenzar operaciones hasta que termine el período de vacaciones según el Nuevo Año Lunar, que según informó fue extendido hasta el 9 de febrero. También, dijo, las escuelas suspendieron clases hasta el 17 de febrero.

Aún así, aseguró que tanto él como su esposa, que recientemente se trasladaron a Shanghai, se encuentran bien.

“La gente en Suzhou y Shanghai lo están tomando con calma, con todas las precauciones. (Claro), la situación en Wuhan está más delicada por razones obvias, pero creo que lo mismo pasaría en cualquier otro país”, concluyó.

Hasta el sábado en la tarde se habían confirmado 12,037 casos de esta nueva cepa del coronavirus a nivel mundial, mayormente en China (11,871). Mientras, en Estados Unidos ya se han confirmado ocho casos, siendo el último afectado un joven de unos veintipico de años estudiante de la Universidad de Massachusetts que recientemente había regresado de un viaje a Wuhan, China.


💬Ver 0 comentarios