Jorge Haddock , presidente de la UPR, se dirige a los presentes durante el acto del sábado para conmemorar el año nuevo chino. A su derecha, Agnes Bosch Irizarry, destituida decana de Humanidades, y Luis Ferrao Delgado. (Captura Facebook)

A solo días de haber iniciado las clases en el recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), la Facultad de Humanidades se quedó sin jefatura luego que el rector Luis Ferrao solicitara la renuncia de la decana Agnes Bosch Irizarry de manera fulminante.

Fuentes con conocimiento de la situación aseguran que la ruptura estaría relacionada a una actividad celebrada el pasado sábado en el Teatro de la UPR.

La catedrática Bosch Irizarry había ocupado el puesto de manera interina desde el verano de 2016.

El director de Prensa y Comunicaciones del Recinto de Río Piedras, Mario Alegre Barrios, recordó que los puestos de decano son nombramientos de confianza del rector, lo que significa que pueden ser removidos de sus cargos sin mayores explicaciones.

En el caso de Bosch Irizarry, a esta se le pidió su renuncia por una desavenencia con Ferrao.

“Fue una situación personal”, expresó Alegre Barrios. “El rector perdió la confianza en ella, y él tiene que poder confiar totalmente en sus decanos”, añadió.

Fuentes de este diario señalaron que Ferrao le solicitó la renuncia a Bosch Irizarry -quien la entregó- luego de enterarse de una comentario que la catedrática realizó en su contra en una conversación con otros docentes, relacionada al supuesto exceso de cautela por una actividad celebrada el sábado pasado para conmemorar el año nuevo chino.

La salida de Bosch Irizarry se dio días después que coincidiera con el rector y el presidente de la UPR, Jorge Haddock Acevedo, en este evento en el Teatro de la UPR.

La celebración es organizada hace varios años por la Facultad de Humanidades, con apoyo de la Organización Estudiantil de Lenguas Extranjeras, como una herramienta para promover los ofrecimientos académicos en mandarín y trazar puentes con la comunidad china del país.

Alegre Barrios confirmó que, para ese evento, la administración universitaria solicitó una opinión al Departamento de Salud sobre las medidas de prevención que se tenían que tomar debido al brote de una peligrosa cepa de coronavirus que se originó en la ciudad de Wuhan, en China. No obstante, el portavoz desmintió versiones que apuntan a que el motivo de las diferencias entre Ferrao y Bosch Irrizary estaban relacionadas al evento y a la consulta que se hizo al Departamento de Salud.

“El rector nunca estuvo en contra de que se celebrara la actividad”, señaló el portavoz.

En una comunicación escrita enviada al rector, la epidemióloga del Estado, Carmen Deseda, estableció que no había inconvenientes para realizar la actividad.

“En estos momentos, los Centros para el Control de Enfermedades Infecciosas (CDC, en inglés) no han establecido restricciones para la celebración de actividades o reuniones entre personas de origen asiático; excepto en las zonas afectadas en China”, indicó Deseda.

Hasta hoy en la tarde, la renuncia de Bosch Irizarry no se había comunicado de forma oficial a profesores y estudiantes de la Facultad de Humanidades del recinto riopedrense, señaló la presidenta del Consejo de Estudiantes de Humanidades, María Celeste Sánchez. No obstante, la noticia ya se había regado entre docentes y no docentes, indicó la estudiante graduada.

“Un montón de directores (de programas) y empleados piensan que es una injusticia, sobre todo, cuando se da a principios de un semestre que ha sido tan errático por los terremotos y sin identificar a la persona que ocupará el puesto”, sostuvo Sánchez.


💬Ver 0 comentarios