En el Hospital Damas, personal administrativo y facultativo se reúne de una a dos veces en semana para revisar los protocolos a seguir en casos como el del coronavirus. (GFR Media)

Diversos profesionales de la salud advirtieron ayer que, en las guías de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) que se utilizan en la isla ante la amenaza del coronavirus COVID-19, existen lagunas que podrían provocar un diagnóstico tardío de la enfermedad.

Esa inquietud se suma a la preocupación que reina entre directivos médicos de algunos hospitales consultados por El Nuevo Día en torno a que, si se falla en el manejo de un caso de una persona contagiada, podría desatarse una cadena de transmisión.

“Lo ideal es que el paciente llame antes de venir al hospital (si tiene sospecha de tener COVID-19) para poder verlo en aislamiento, y el personal tenga ya sus mascarillas y guantes puestos, pero eso no es lo que dice el protocolo del CDC, contrario a los protocolos de Europa, que son más estrictos”, planteó el doctor Pedro Benítez, director médico del Hospital Damas, en Ponce.

“Entonces, uno se pregunta, ¿qué hago con ese paciente (si arroja positivo)?, ¿cómo se envía a otro hospital?, ¿a cuál?, ¿en qué ambulancia?”, cuestionó.

Según el galeno, en el Hospital Damas, personal administrativo y facultativo se reúne de una a dos veces en semana para revisar los protocolos a seguir en estos casos, ya que las guías cambian a diario ante la evolución de la novel enfermedad.

“Nos preocupa que un paciente de coronavirus contamine a todos porque estos pacientes entran sin mascarillas, lo que expone (a un posible contagio) desde al guardia de seguridad del ‘parking’ hasta al personal de enfermería del ‘triage’ (área de evaluación inicial)”, comentó Benítez.

Explicó que a todos los pacientes con síntomas respiratorios se les realiza la prueba de influenza y la de micoplasma. En la mayoría de los casos, el tratamiento del paciente no requiere hospitalización, sino cuidados en el hogar.

La doctora Ángeles Rodríguez, directora de Control de Infecciones del Hospital del Maestro, en Hato Rey, coincidió en que el protocolo del CDC es más laxo y podría provocar la transmisión del virus a otras personas mientras se examina un caso sospechoso en el mismo hospital.

Ante esta situación, en el Hospital del Maestro, establecieron un protocolo interno para identificar con mayor premura los casos de enfermedades respiratorias.

Según Rodríguez, en la sala de emergencias, hay una notificación que les solicita a los pacientes con síntomas respiratorios que se identifiquen en el área de evaluación inicial para que les den una mascarilla respiratoria. Ayer, se hacían gestiones para atender a estos pacientes en un área separada a la de otros pacientes.

“Queremos minimizar (el riesgo de) contagio. Tenemos un alto porciento de personas con problemas respiratorios, y hay que tomar acción”, dijo la infectóloga.

Otros hospitales también se preparan para atender estos posibles casos con protocolos más estrictos que los del CDC. En el Doctor’s Hospital, en Carolina, por ejemplo, se preparan para habilitar una carpa frente a la institución para atender los casos con síntomas respiratorios.

“Una vez haya cinco casos confirmados (de COVID-19), vamos a hacer un (área de) ‘triage’ en una carpa frente al hospital solo para pacientes con síntomas respiratorios. Cuando lleguen, el personal de enfermería va a estar listo, con el equipo protector puesto, y le van a dar una mascarilla al paciente”, dijo el doctor Carlos Mellado, director médico asociado de la institución.

Detalló que, si es un paciente sin factor de riesgo, se le harán las pruebas de micoplasma e influenza, además de un conteo de células sanguíneas (CBC, en inglés).

El hospital, comentó Mellado, también busca establecer un acuerdo con alguno de los laboratorios privados que se prepara para hacer la prueba comercial de COVID-19 para enviar las muestras de posibles casos.


💬Ver 0 comentarios