(horizontal-x3)
Algunas partes del casco urbano de Adjuntas se iluminan con el posterriqueño, diseñado en 2015 por ingenieros y estudiantes del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico. El proyecto fue impulsado por la organización Casa Pueblo.

El plan fiscal certificado para la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) propone sustituir el alumbrado público por luminarias de tecnología LED, que son menos contaminantes y más eficientes y duraderas que los focos tradicionales.

El proyecto se haría mediante una alianza público-privada, y al momento, se encuentra bajo revisión y análisis.

“El cambio a la tecnología LED (siglas en inglés de diodo emisor de luz) puede ahorrar entre 50% y 80% en los costos de energía, además de reducir los costos de mantenimiento debido a una mayor vida útil de las luminarias (20 años en promedio)”, indica el documento.

Para el año fiscal que inicia el 1 de julio, el costo estimado del alumbrado público es de $95 millones, que asumirán los 1.5 millones de clientes de la AEE mediante la factura de luz. Según el plan fiscal, con el uso de la tecnología LED, bajaría a $56 millones en el año fiscal 2023.

El ahorro de $38 millones significa que los clientes de la AEE pagarían cerca de $25 menos al año.

“Una parte de los ahorros se destinaría a recuperar la inversión inicial realizada a través de la alianza público-privada”, establece el plan.

Agrega que un estudio del Departamento de Transportación federal concluyó que la tecnología LED mejora las condiciones de iluminación en las carreteras y reduce los accidentes en 3.1%.

Se estima, además, que solamente el 40% de las luminarias actuales alumbra o focaliza su objetivo previsto.

El plan de la AEE fue certificado por la Junta de Supervisión Fiscal el 19 de abril.

Posterriqueño

En opinión del profesor de Ingeniería Eléctrica del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Gerson Beauchamp, el posterriqueño “podría ser una respuesta” a la iniciativa contenida en el plan fiscal de la AEE.

El posterriqueño fue diseñado en 2015 por ingenieros y estudiantes del RUM para mejorar el sistema de alumbrado público. La luminaria está basada en la tecnología LED, es capaz de reemplazar los focos actuales y la carcasa es de aluminio. El proyecto fue impulsado por la organización Casa Pueblo de Adjuntas.

“No podemos decir que está 100% maduro, pero tiene un nivel de madurez muy bueno. Se hizo investigación, simulación matemática y se construyó un prototipo demostrando que puede ser efectivo”, dijo Beauchamp.

Añadió que “lo que se necesita ahora es voluntad” de la gerencia de la AEE y la administración de la UPR “para echar adelante el proyecto”.

“Los profesores y estudiantes hicimos el trabajo. Lo que falta es convertir al posterriqueño en un proyecto comercial que compita con los demás en el mercado; que nos den la oportunidad de competir en igualdad de condiciones”, sostuvo Beauchamp, tras destacar que el RUM también cuenta con la Fábrica Modelo para ensamblar el equipo.

Beauchamp es parte del Comité Técnico y Científico de Casa Pueblo de Adjuntas.

Focos solares

Por su parte, el consultor de energía renovable Carlos Matta, de la compañía Green Solar Brokers, indicó que producen focos que funcionan 100% con energía solar y que “son compatibles” con el plan fiscal de la AEE.

Estos focos, explicó, “son como un todo en uno” porque la bombilla, la batería y las placas fotovoltaicas no son piezas independientes, como en otros productos similares disponibles en el mercado.

“Otra ventaja es que nuestros focos se pueden usar en los postes existentes de madera, hormigón o metal. Es tan sencillo como remover el foco actual e instalar los nuestros. Dependiendo del tipo de poste, se pueden instalar con cuatro tornillos y tuercas o brackets (soportes) especiales”, dijo Matta.

La potencia mínima de los focos de Green Solar Brokers es de 1,000 lúmenes. Ese tiene un costo de $380. La compañía produce focos de hasta 8,000 lúmenes.

En cuanto a los componentes, la batería de litio tiene tres años de garantía, pero puede durar entre seis y siete; con carga completa, da para iluminar tres noches consecutivas. Las luces LED tienen 50,000 horas de uso, es decir, entre 10 y 11 años. Las placas fotovoltaicas pueden durar 25 años, y el armazón es de aluminio.

“Estos focos no consumen electricidad. Lo importante es que les dé el sol y listo. Son ideales para sustituir el alumbrado público, pero también para residencias, edificios y estacionamientos. Ya estamos trabajando con comunidades que quieren reemplazar los focos en sus postes. Si la AEE está pensando en el bien del país, la energía solar es la solución”, aseveró Matta, quien describió su propuesta como “una solución inmediata, permanente y costo-efectiva”.

Matta contó que el Municipio de Loíza adquirió varios focos solares de Green Solar Brokers para su “Súper Refugio”. La instalación tendrá, específicamente, 32 postes solares para iluminar zonas comunes y seis cisternas, entre otros equipos para atender a posibles damnificados en esta temporada de huracanes.


💬Ver 0 comentarios