Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard identificó las causas de muerte provocadas por María (semisquare-x3)
Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard identificó las causas de muerte provocadas por María. (Vanessa Serra Díaz)

Washington - El exsecretario de Salud Johnny Rullán considera que los nuevos datos ofrecidos por investigadores de la Universidad de Harvard, acentúan la necesidad de hacer un estudio epidemiológico que permita determinar el tiempo, el lugar y las causas de la muerte de cerca de 3,000 personas como consecuencia del huracán María.

Rullán dijo que quiere incentivar que el análisis, que debió ser hecho por el Departamento de Salud de Puerto Rico, se lleve a cabo en la isla o a través de los investigadores que han examinado el tema en EE.UU., sean los de Harvard o los de la Universidad George Washington (GWU) que entraron a analizar el asunto a petición del gobierno puertorriqueño.

Es una exhortación que ha hecho también a la exdirectora del Registro Demográfico Nancy Vega, quien ha examinado independientemente el exceso de muertes ocurridas después del huracán María, y la demógrafa Judith Rodríguez.

“Lo que tenemos que ver son las causas y tomar las medidas para prevenir las muertes”, sostuvo Rodríguez.

GWU ha indicado que presentó propuestas para tratar de precisar, en lo posible, las causas de las 2,975 muertes que estiman ocurrieron como consecuencia de la emergencia que generó el huracán María, entre el 20 de septiembre de 2017 y el 28 de febrero pasado.

Rullán sostuvo que, durante los momentos más críticos de la emergencia, el gobierno de Puerto Rico ofreció un “falso sentido de seguridad” de que las muertes eran mínimas, lo que pudo haber afectado tremendamente la respuesta en el área de salud.

En ese sentido, dijo que se debe examinar el bajo uso del buque hospital USNS Comfort y las unidades provistas por el gobierno federal.

La data que le llegaba al Centro de Operaciones de Emergencia del gobierno de Puerto Rico era que ocurría una muerte al día, las 64 que anunciaba Pesquera. Tenían un falso sentido de seguridad”, dijo el exsecretario de Salud y ex epidemiólogo del Estado.

Rodríguez, por su parte, afirmó que la información detallada de los decesos asociados al huracán puede permitir detectar vulnerabilidades que, hasta ahora, han sido subestimadas o simplemente no se han identificado.

Explicó, por ejemplo, que con la información se podrían identificar comunidades con algún tipo de susceptibilidad particular, ya sea por edad o prevalencia de condiciones crónicas, entre muchas posibilidades.

“Hay una realidad demográfica nuestra con el envejecimiento de la población. Tenemos mucha gente viviendo sola, encentros de envejecientes o que están con hospicio. La funcionalidad de las estructuras sociales que ayudan a estas poblaciones tiene que mantenerse tras un huracán y estos datos pueden ayudar a identificar esos sitios”, dijo Rodríguez.

Los últimos estimados

Los investigadores boricuas del Departamento de Bioestadísticas de la Universidad de Harvard, Rafael Irizarry y Rolando Acosta, divulgaron un estudio sobre el exceso de muertes después del huracán María que indica que, entre el 20 de septiembre de 2017 y el 15 de abril de 2018, murieron 3,433 más personas de lo esperado.

El análisis de Irizarry y Acosta tiene coincidencias con el del Instituto Milken de Salud Pública de GWU, cuyo estimado de 2,975 muertes ha sido acogido como oficial por el gobierno de Puerto Rico.

El estudio de Irizarry y Acosta examina 30 causas de las 2,392 muertes ocurridas, entre el 20 de septiembre de 2017 y el 31 de diciembre de 2017. Hasta esta última fecha, los investigadores consideran fiable los datos examinados.

De las 2,392 muertes en exceso ocurridas hasta el 31 de diciembre de 2017, 703 se debieron a problemas con el sistema circulatorio, 330 a enfermedades endocrinas, 289 a problemas con el sistema nervioso, 269 a complicaciones respiratorias y 161 a infecciones con bacterias.

“Resultan ser muchas muertes que uno asocia con problemas con el sistema de salud, como la falta de electricidad”, indicó Irizarry, profesor en el Departamento de Bioestadísticas de la Universidad de Harvard.

Rullán ha indicado que el secretario de Salud de Puerto Rico, Rafael Rodríguez, y el secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, fueron negligentes en sus funciones relacionadas con el conteo de muertes.

Por ejemplo, Rullán sostiene que el secretario de Salud, a través del epidemiólogo del Estado, “tuvo la opción de implementar acciones y solicitar ayuda inmediata a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), para obtener la asesoría técnica disponible para implementar el protocolo desarrollado y diseminado por los CDC para tales emergencias”.

El reportero Ricardo Cortés Chico colaboró en esta historia.


💬Ver 0 comentarios