Un manifestante quema una bandera en una de las calles de San Juan. (Ramón Tonito Zayas)

Tras unas dos horas frente al Capitolio, los manifestantes volvieron a marchar hacia La Fortaleza para continuar exigiendo la renuncia de la gobernadora Wanda Vázquez Garced por el mal manejo de la emergencia por los sismos y los suministros para los damnificados.

A eso de las 4:00 p.m., la primera ejecutiva ordenó que se retiren los tres escuadrones de la Fuerza de Choque de la Policía que se movilizaron al Palacio de Santa Catalina para atender la manifestación.

"Respeto el derecho constitucional de los ciudadanos a manifestarse y confío que mis hermanos puertorriqueños lo harán en orden. No hay necesidad alguna de la utilización de la Fuerza de Choque en este momento, por lo que he solicitado se retiren y se mantenga la seguridad regular", escribió la primera ejecutiva en su cuenta de Twitter.

Se procedió a aumentar la presencia policiaca luego que llegaran más manifestantes. Incluso, en un momento dado circuló por el área un helicóptero de las Fuerzas Unidad de Rápida Acción (FURA).

Revive las incidencias:

Hasta el momento, los efectivos de la Policía se habían mantenido observando a los manifestantes y los agentes de la Fuerza de Choque fueron ubicados en el interior del Palacio Rojo, el edificio que alberga el área de comunicaciones de La Fortaleza, contiguo a la mansión ejecutiva.

Jorge Hernández Peña, director de seguridad y de la escolta en La Fortaleza, indicó a este medio que la llegada de los efectivos fue una medida preventiva.

"La política pública de la Policía es tenerlo de forma preventiva, así es como se ha hecho en todos los eventos que se han dado. Eso lo está manejando el coronel Luis O. Colón que es el oficial de operaciones de campo y el determinará los procesos a seguir, él está con el protocolo", explicó.

Desde temprano, decenas de personas llegaron hasta el Viejo San Juan en protesta por la manera en que el gobierno ha manejado la emergencia surgida tras los sismos y la polémica por los suministros encontrados en Ponce.

“El país está indignado a raíz de todos los acontecimientos en los que nos ha fallado el gobierno, especialmente lo que sucedió con el almacén en Ponce y todos los almacenes que deben haber por ahí”, dijo Justin Jesús Santiago, uno de los manifestantes.

Santiago fue uno de los que llegó hasta la calle Del Cristo intersección con la calle Fortaleza. Una de las manifestantes tenía un cartel que leía “Gobierno, ausente, criminal y negligente”.

Sin embargo, ya en horas de la tarde, la cantidad de manifestaciones se había triplicado y sehacían sentir con más fuerza frente al Palacio de Santa Catalina, donde gritaban “¡Asesinos!” y “¡Wanda, renuncia!”.

“Vamos a estar aquí el tiempo que sea necesario”, advirtió Santiago.

Otros de los manifestantes portaban cacerolas, que recordaban a las que sonaron durante el Verano del 19, y cantaban consignas en repudio a las recientes acciones del gobierno. La gobernadora sacó de sus respectivos puestos al comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), Carlos Acevedo; a la secretaria de la Familia, Glorimar Andújar, y al secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat.

Los despidos se produjeron como una cadena de eventos luego de que trascendiera que el NMEAD tenía en Ponce un almacén con suministros que no fueron distribuidos entre los refugiados a causa de los recientes terremotos. Horas después, exfuncionarios del NMEAD revelaron a El Nuevo Día la existencia de un segundo almacén, en Guaynabo, con suministros cuya condición es desconocida.

“Dónde está Wanda. Wanda no está aquí. Wanda está escondiendo suministros del país”, cantaban los manifestantes mientras una hilera de policías mantenían un perímetro.

Oscar López dice presente

Horas después de que comenzara la manifestación, llegó hasta el lugar el ex prisionero político Oscar López.

A preguntas de los periodistas, expresó su malestar con el manejo de los suministros y la administración de Vázquez Garced con la emergencia que provocaron los recientes terremotos.

“El gobierno nunca ha estado preparado para ninguna crisis en Puerto Rico. Es un gobierno que -verdaderamente- no le interesa el pueblo. Le interesan los beneficios para ellos, pero no para el pueblo”, dijo López.

“Decir que (el presidente Donald) Trump va a ayudar a Puerto Rico, es una mentira. Trump nunca va a ayudar a Puerto Rico. Decir que FEMA (la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) va a ayudar a Puerto Rico, también es una mentira”, agregó.

En el interior de La Fortaleza, se colocó un camión del Cuerpo de Bomberos como medida cautelar.

“Tenemos indignación por el escondido de los suministros y lo corrupto que es este gobierno. Mientras el pueblo se desborda en ayudas, ellos aguantan las ayudas”, dijo Zurmarie Lamboy, mientras golpeaba una cacerola.

La manifestante sostuvo que su reclamo no es solamente para exigir la salida de la gobernadora, sino de “todos” aquellos políticos “que están haciendo mal”.

Se mostró confiada en que el reclamo se torne en uno masivo e idéntico al que hubo en verano del año pasado que provocó la renuncia del entonces gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

En ese momento, la salida de Rosselló Nevares se produjo luego de las acusaciones federales por actos de corrupción en las que resultaron acusados la exsecretaria de Educación, Julia Keleher y la exadministradora de la Administración de Servicios de Salud, Ángela Ávila. También había trascendido el contenido de un chat -en el que participó Rosselló Nevares y parte de su equipo de trabajo- y desplegaban lenguaje homofóbico, discriminatorio y machista.


💬Ver 0 comentarios