(Suministrada)

Feligreses de la Catedral Nuestra Señora de la Candelaria, en Mayagüez, celebraron gran parte de la misa matutina del martes en la plaza pública de esa ciudad, debido a que la fuerte réplica del terremoto de esta mañana los pilló en medio de la celebración de la eucaristía.

Según el padre Alexander Crespo, quien acompañaba al padre Paulino Mazuela en la ceremonia eucarística, la decisión se tomó luego del segundo movimiento, que se reportó a las 7:14 a.m. y que tuvo una intensidad de 5.6. Unas 25 personas se encontraban dentro de la iglesia y sintieron el fuerte movimiento.

“Cuando estábamos en la homilía fue el segundo temblor. Las lámparas de la iglesia se movieron fuertes y la gente se asustó. Les pedí que no se fueran, que hiciéramos una oración y por precaución y seguridad, nos movimos a la plaza”, comentó Crespo, de nacionalidad venezolana y quien apenas lleva un año en la Isla.

“Las hermanas de Nazaret me ayudaron a mover una mesa, colocamos las ofrendas, dimos la comunión y el padre Paulino dirigió una oración muy bonita sobre la paz y la calma, que hacía un llamado a confiar en Dios y estar pendiente a los más necesitados”, recordó.

Crespo sostuvo que mucha gente sintió temor, sobre todo porque en el último gran terremoto que se registró en la Isla, en 1918, parte de la estructura de la catedral fue seriamente afectada.

(Suministrada)

“Pero la gente agarró paz cuando estábamos en la plaza. Todo el mundo fue respetuoso y nos permitió finalizar la celebración”, destacó el sacerdote, quien confirmó que en esta ocasión el templo no sufrió daños.

A modo personal, el padre Crespo aceptó que nunca había experimentado algo similar.

“En Venezuela sí tiembla, pero de donde soy yo, en el Estado Lara, estamos muy lejos del mar. Una de las cosas que más me impresionó fue el sonido de las alarmas. Mis nervios fueron eso: sentir el temblor, escuchar a la gente salir en sus carros y yo no saber lo que estaba pasando porque no había luz”, rememoró el sacerdote.

“Pero a la vez, creo que es un momento de confiar más en Dios”, reflexionó.

La iglesia no descarta llevar a cabo más ceremonias eucarísticas al aire libre si el sistema de electricidad tarda en reponerse o continúan los fuertes movimientos sísmicos.


💬Ver 0 comentarios