Niños, jóvenes y adultos del área de Guayanilla prefieren refugiarse en un refugio improvisado, en una finca de heno en la misma comunidad tras los fuertes sismos en la zona.

GUAYANILLA.- La rutina de los residentes del barrio Indios, en este municipio, se alteró el pasado martes. Desde que el terremoto de magnitud 6.4 les interrumpió el sueño aquella madrugada, apenas pasan tiempo en sus casas.


💬Ver 0 comentarios