Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La vacuna contra el VPH, que salió al mercado hace 12 años para prevenir el cáncer de cuello uterino, entre otros tipos de cáncer, ha enfrentado cierta oposición desde su creación. (GFR Media)

La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) vuelve a agitar la controversia que inició desde su salida al mercado hace 12 años, período en el que grupos a favor y en contra han deliberado sobre sus beneficios y riesgos.

El capítulo que se escribe ahora es la posibilidad de que esta vacuna no sea requerida en el itinerario escolar, como lo había anunciado el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado.

Tan reciente como el pasado 3 de junio, el Departamento de Salud emitió un comunicado de prensa en el que resaltó la importancia de la vacunación, y recordó que en el itinerario de vacunas requeridas para el regreso escolar en agosto, se incorpora la vacuna del VPH para estudiantes de 11 y 12 años.

Varias medidas legislativas, sin embargo, anticipan un posible freno a esa directriz.

“La nueva (propuesta de) ley (de vacunación) no lo hace mandatorio (la vacunación contra el VPH)”, destacó el representante Gabriel Rodríguez Aguiló, quien en agosto presentó una medida legislativa para investigar la efectividad y seguridad de esa vacuna.

El legislador novoprogresista se refirió al Proyecto de la Cámara 1303 que busca derogar la Ley 25 de 1983, y crear una nueva Ley de Vacunación de Menores y Estudiantes.

Esta medida legislativa dispone que el secretario de Salud debe publicar, en o antes del 1 de mayo de cada año, las enfermedades contra las cuales los estudiantes deben ser vacunados. Esto, siguiendo las recomendaciones emitidas por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

“Le hemos dejado claro (a Rodríguez Mercado) que no lo puede hacer mandatorio (la vacuna contra el VPH)”, insistió Rodríguez Aguiló, quien explicó que, de esta medida no poder ser incluida en la sesión legislativa que culmina este mes, le pediría al secretario que deje sin efecto la obligatoriedad de la vacuna.

El proyecto de ley aún se encuentra ante la consideración de la Comisión cameral de Salud, y se espera que el organismo legislativo rinda un informe positivo la semana próxima.

“No debe ser obligatoria (la vacuna contra el VPH), sino que sea una decisión de cada familia”, insistió Rodríguez Aguiló.

Fuentes de El Nuevo Día aseguran que, por el momento, Salud mantiene esta directriz “en veremos”.

Pero Eric Perlloni, director de comunicaciones de la agencia, le aseguró a este diario que la orden del secretario sigue en pie.

No es una vacuna nueva

La vacuna contra el VPH salió al mercado en 2006 (Gardasil) y, desde entonces, se han creado otras dos (Cervarix y Gardasil 9). Según el Instituto Nacional del Cáncer, fueron creadas con el fin de reducir la incidencia de cáncer cervical.

Sin embargo, debido a que estas vacunas solo protegen contra algunos de los más de 200tipos de VPH que existen, la recomendación médica sigue siendo que las mujeres continúen haciéndose exámenes rutinarios para la detecciónde cáncer de cuello uterino o de cérvix. El CDC sugiere que las mujeres de 21 a 65 años de edad se hagan la prueba de Papanicolau anualmente.

“Esta no es una vacuna nueva. Lleva 12 años recomendada. En Puerto Rico, ya se han administrado cerca de un millón de vacunas de VPH”, informó la doctora Iris Cardona, asesora del Programa de Vacunación del Departamento de Salud.

La infectóloga pediátrica explicó que el CDC lo que hace es emitir unas recomendaciones universales de vacunas, pero los itinerarios de vacunación varían en cada estado o jurisdicción.

Datos del Departamento de Salud, del año 2016, advierten que el 81% de las niñas entre 13 y 17 años recibieron la primera dosis de esta vacuna, y el 62% adquirieron las dosis completas, de dos a tres, según la edad en que recibieron la primera dosis y el tipo de vacuna recibida. Entre los varones, mientras tanto, el 71% recibió la primera dosis y el 56% completó el itinerario requerido.

“No hay tanta resistencia en la calle. Esto puede cambiar la incidencia de cáncer en la próxima década”, comentó Cardona.

Según el pediatra Ricardo Fontanet, la vacuna contra el VPH es utilizada en unos 115 países para la prevención del cáncer.

“La responsabilidad del pediatra, del ginecólogo y de los médicos primarios es orientar sobre esta y otras vacunas, sobre sus virtudes y complicaciones”, sostuvo.

Entre las reacciones más frecuentes a esta vacuna, según el pediatra, figura el dolor y enrojecimiento en el área donde se administra, fiebre y reacción alérgica.

Una ley federal requiere que todo proveedor de salud le suministre una hoja (Vaccine Information Statement) a los pacientes, padres o tutores con información sobre los beneficios y riesgos de la vacuna antes de su administración.

“Es importante que los pacientes lo vean antes (este documento)”, dijo Fontanet, quien admitió, no obstante, que algunos proveedores solo ofrecen esta información de manera verbal.

“El cáncer no perdona. Se estima que el 80% de la población (que esté activa sexualmente) se va a infectar (con VPH), y 40% de las mujeres, en su primera experiencia sexual. En Estados Unidos, cada minuto una mujer se infecta con VPH, cada hora una mujer adquiere cáncer cervical y cada dos horas muere una mujer por cáncer de cuello uterino”, precisó Fontanet.

Datos del Registro Central de Cáncer de Puerto Rico advierten que, para el 2014, 13.9 de cada 100,000 mujeres tenían cáncer cervical. Este tipo de cáncer figura, además, entre los primeros 10 de mayor mortalidad en la isla entre féminas, según datos del 2011 al 2015.

Afloran preocupaciones

¿Qué necesidad tiene un niño o niña en edad escolar que no se ha iniciado sexualmente de ser protegido contra una enfermedadque se adquiere por contacto sexual? Esa es una de varias inquietudes que tiene Joyce Dávila, directora ejecutiva de la Alianza de Autismo de Puerto Rico, sobre la vacuna contra el VPH.

“Esta no es una enfermedad que el nene va a estornudar y se le va a pegar a otro”, indicó Dávila, quien dijo que otra preocupación son las muertes que, en algunos países, se le han atribuido a esta vacuna. Entre estos, mencionó a Japón.

El gobierno de ese país compró vacunas contra el VPH, pero luego de detectar efectos adversos retiró su obligatoriedad.

En Estados Unidos, solo Virginia y Rhode Island, además de Washington D.C., requieren esta vacuna en el itinerario escolar para estudiantes de ciertas edades. Sin embargo, Virginia y la capital federal permiten la exclusión voluntaria para padres que así lo deseen.

Mientras, una medida propuesta en enero pasado en el estado de Florida para que esta vacuna fuera una de las requeridas en el itinerario escolar fue pospuesta indefinidamente y retirada de su consideración en marzo. La medida, que hubiese entrado en vigor en julio de este año, fue propuesta por el senador de ese estado, José Javier Rodríguez.

“Ya 35 países han prohibido o considerado prohibir la vacuna contra el VPH”, dijo el doctor José Solís, catedrático de la Facultad de Educación de la Universidad de Puerto Rico y estudioso de este tema.

El sociólogo advirtió que una de las investigadoras de esta vacuna, la doctora Diane Harper, ha levantado algunas críticas al respecto, como la ausencia de datos que sostengan que los beneficios son mayores que los riesgos.

También mencionó que la doctora Elizabeth Unger, del CDC, ha manifestado que la infección del VPH per se no necesariamente causa cáncer.

“Esto se ha convertido en algo que no es, y se vende la vacuna bajo el factor del miedo”, señaló.

Además, Solís aludió a literatura que advierte que el 70% de las mujeres infectadas con VPH se liberan de dicha infección en un año, el 90% (del resto), en dos años, y 5%, tal vez, desarrollan cáncer a los tres años.

El CDC recomienda que niños y niñas de 11 y 12 años reciban dos dosis de esta vacuna. También le sugiere a jóvenes de ambos sexos, entre 13 y 26 años que no hayan recibido la vacuna o completado todas las dosis, a recibir tres a partir de los 15.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) avala la vacunación, también enumera otras medidas de prevención para evitar el contagio de VPH. Entre estas, menciona educar sobre prácticas sexuales seguras y retrasar el inicio de la vida sexual. Además, la OMS recomienda que se fomente el uso de preservativos y suministrarlos a quienes ya hayan iniciado su vida sexual. También advierte contra el consumo de tabaco y recomienda la circuncisión masculina.


💬Ver 0 comentarios