Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Múltiples intentos de suicidio, hospitalizaciones en centros psiquiátricos, mutilación de su cuerpo por depresiones severas y un hijo que no habla y apenas sale de su cuarto forman parte del dantesco cuadro que describió ayer en la sala del juez federal Francisco A. Besosa una madre cuyo retoño fue víctima de abuso sexual.


💬Ver 0 comentarios