Manuel Laboy, secretario del Departamento de Desarrollo Económico. (GFR Media)

El secretario de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy, separó de sus funciones a tres empleados de la agencia que estuvieron involucrados en el timo que se produjo contra la Compañía de Fomento Industrial (Pridco, en inglés) y la Compañía de Fomento y Exportación (CCE) y que pudo haber resultado en la pérdida de alrededor de $2.7 millones.

De igual forma, Laboy solicitó que un oficial examinador indague lo ocurrido al interior de la agencia que dirige, el rol que habrían tenido los funcionarios, ahora separados de sus funciones, y solicitó a la Oficina del Inspector General una pesquisa a fin de conocer qué sucedió y qué hacer para que la situación no vuelva a repetirse.

Laboy no precisó si los empleados fueron suspendidos de empleo y sueldo y se limitó a decir que estos no tienen acceso a los sistemas financieros de la agencia mientras se conducen las investigaciones de rigor.

“Los sistemas del DDEC y de Pridco nunca estuvieron comprometidos”, insistió Laboy durante una conferencia de prensa en la sede de la agencia en Hato Rey.

Bajo la premisa de que hay una investigación en curso, Laboy no fue específico en torno al tipo de acción que se tomó contra un empleado de Pridco y dos empleados de la CCE, quienes se presume habrían contestado un correo electrónico que habría servido de trampa para que Pridco y la CCE transfirieran a una cuenta fraudulenta la remesa que debe aportar la agencia para el pago de pensiones.

En el caso de Pridco, la transferencia fue de $2.6 millones el pasado 17 de enero y en el caso de la CCE, según Laboy, la transferencia habría sido de unos $63,000.

Según Laboy, el mes pasado, se habría producido un ataque cibernético o “hacking” a la Administración de los Sistemas de Retiro (ASR) que tuvo el efecto de comprometer múltiples cuentas de correos electrónicos en esa agencia y que se utilizaron, alegadamente, para solicitar cambios a las cuentas donde la ASR recibe los pagos de las agencias.

Laboy invocó la existencia de una investigación en curso para no revelar si Pridco supo del desvío fraudulento de fondos porque recibió una notificación del banco a esos efectos y para reservarse el nombre de la institución financiera a la que los funcionarios del DDEC habrían transferido los fondos y donde se cree fueron congelados por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) para evitar su eventual robo.

El funcionario admitió, sin embargo, que aunque la transferencia se produjo el pasado 17 de enero, no habría sido hasta hace unos días cuando el FBI habría logrado congelar los fondos.

De igual forma, señaló que la pesquisa también examina si el posible fraudo pudo tratarse de “un trabajo interno”.

A preguntas de la prensa, en torno a si dejaría el cargo, Laboy sostuvo que todos los jefes de agencia permanecen en sus cargos mientras la gobernadora Wanda Vázquez Garced mantenga su confianza.

Ayer, la mandataria elogió a Laboy por su presta atención al timo que experimentó la agencia y que ahora figuraría entre los fraudes cibernéticos -si fuera el caso- de mayor cuantía que el gobierno haya experimentado en tiempo reciente.


💬Ver 0 comentarios