El temblor de 4.8 se localizó en la latitud 17.9923, longitud -66.7946. (Red Sísmica)

Un temblor de 4.8 se registró esta noche al sur de Puerto Rico, cerca de la costa de Guánica, la segunda réplica del día que se siente a través de toda la isla, informó la Red Sísmica de Puerto Rico.

No hay aviso, advertencia o vigilancia de tsunami para Puerto Rico e Islas Vírgenes.

Se trata de una réplica del fuerte terremoto de magnitud 6.4 que estremeció a Puerto Rico la madrugada del martes. Este sismo, registrado a las 10:28 p.m. tuvo una profundidad de cuatro kilómetros y tuvo una intensidad máxima de VI en Yauco. Se ubicó a 1.72 kilómetros al sur de Guayanilla, a 14.64 kilómetros al sur-suroeste de Peñuelas y a 21.76 kilómetros al suroeste de Ponce.

Se localizó en la latitud 17.9923, longitud -66.7946.

El portavoz del Municipio de Guayanilla, Glidden López, informó a El Nuevo Día, que, tras hacer una inspección en el pueblo, no registraron daños adicionales con esta nueva réplica, pese a reportes iniciales de que dos residencias habían colapsado.

Mientras, en el sector La Luna en Guánica se reportaron deslizamientos de terreno. La Policía informó al Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres que no hubo heridos en la zona, luego de realizar una inspección.

Otro temblor de magnitud 4.0 se registró a las 12:08 de la madrugada y se sintió en múltiples sectores. Este ocurrió a 13.29 kilómetros al sur-sureste de Guyanilla y a 14.01 kilómetros al sur de Peñuelas. Tuvo una intensidad de V en Ponce y se localizó a siete kilómetros de profundidad.

Esta tarde, a las 6:26 p.m., se sintió una réplica en toda la isla de 5.2.

En ese momento, el director interino de la Red Sísmica, Víctor Huérfano, sostuvo a El Nuevo Día que "es importante que la gente entienda que esto es parte del proceso de reacomodo del terremoto del martes. Esto va a continuar por varios días más". No obstante, instó a no bajar la guardia.

Las fuertes réplicas del terremoto del martes mantienen en vilo a todo Puerto Rico, sobre todo a los refugiados que han perdido sus hogares o que tuvieron que movilizarse por temor lo que pudiera suceder en la eventualidad de otro sismo de magnitud mayor.

Asimismo, los municipios se mantienen vigilantes a los daños que puedan ocasionar las réplicas en estructuras ya afectadas por el terremoto de 6.4.


💬Ver 0 comentarios