Benjamín Nieves, presidente de ISP, empresa dedicada a aspectos de seguridad y manejo de emergencias. (Suministrada)

Aunque no se sabe si un terremoto o una réplica de gran magnitud impactará a la isla hoy, mañana o en 100 años, la lección aprendida en los movimientos telúricos ocurridos desde finales del año pasado anticipa que hay que prepararse.

Lo único que usted puede controlar es su preparación. Estar preparado para lo peor, esperando lo mejor”, comentó Benjamín Nieves, presidente de ISP, empresa dedicada a aspectos de seguridad y manejo de emergencias.

Durante una charla coordinada por el municipio de Guaynabo, en el Coliseo Mario Quijote Morales, el experto en seguridad exhortó hoy, sábado, al público a abastecerse con los artículos necesarios y a tomar medidas que les provean la seguridad para enfrentar las consecuencias de una emergencia de esta naturaleza.

“Le dije a mis hijos, se que un terremoto más fuerte va a ocurrir, no se si ahora o en 50 años, lo que quiero es que reaccionen”, sostuvo al aplaudir la iniciativa de los asistentes a la charla por su interés en conocer del tema y prepararse.

Tomando como ejemplo el reciente sismo y réplicas ocurridas, Nieves comentó que las viviendas construidas del 1987 en adelante no deben sufrir mayores contratiempos por estos eventos ya que cumplen con requisitos de edificación impuestos a partir de ese año para hacerlas sismoresistentes.

“El problema son las personas que han construido sin permiso, a lo loco”, reiteró al comentar que cada número que sube en la magnitud de un terremoto o réplica significa que la energía del evento sube de forma exponencial 30 veces.

Según explicó, a tono con la necesidad de que las personas se eduquen y hagan sus planes de emergencia fue que se creó la campaña Preparación 365, que tiene el propósito de que las personas se preparen los 365 días del año ante la eventualidad de una emergencia.

A modo de ejemplo sobre el costo que conlleva la compra de algunos de los suministros necesarios, mencionó que con los $8 que una persona puede gastarse en comprar un frapé, podría adquirir 80 botellas de agua que duran un mínimo de dos años.

“Antes la gente no hacía mucho caso (a esto). Aunque siempre había un público pendiente y preparado, ahora es constante el volumen de personas interesadas en prepararse. Y de todas las generaciones, niños, adultos y envejecientes”, comentó Damaris López, vicepresidenta de ISP.

La maestra Beatriz Díaz fue una de las que se acercó a la mesa que tenía ISP en la actividad, con algunos productos y mochilas de emergencia a la venta. Allí adquirió una caja de agua con duración de cinco años, un radio solar, una alarma que detecta terremotos y dos mantas termales, para lo cual pagó unos $180.

“Nos estamos preparando porque tenemos niños pequeños. Más bien es por ellos”, indicó la mujer.

Jennifer Hernández, coordinadora de educación y voluntariado del Humane Society of Puerto Rico, recordó que las personas que tienen mascotas deben hacer una mochila para ellas. Además de agua y comida, esta debe incluir una serie de documentos, incluyendo el de sus vacunas.

“Esto es bien importante porque, sino no tienen las vacunas al día, (el Departamento de) Salud lo va a retirar del refugio”, dijo al explicar que si el animal muerde a alguien y la persona no puede probar que la mascota tiene la vacuna contra la rabia, el animal será removido para hacerle las pruebas de rigor.

Durante la actividad la organización VOCES hizo una clínica de vacunación contra la influenza gratuita. Hasta las 11:00 a.m. las enfermeras Wanda Marrero y Esther Dennis habían vacunado a 35 personas. Entre estas se encontraba Kathya Rivera, quien aunque admitió que tenía algunas reservas hacia las vacunas, optó por vacunarse ya que según dijo ha conocido de varios casos de influenza en las últimas semanas.

El alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez, comentó que ante el alto desconocimiento que han notado en la ciudadanía el ayuntamiento comenzó y continuará realizando charlas educativas sobre este tema. Agregó que actualmente solo dos de las 14 escuelas públicas que han en Guaynabo están abiertas y que se espera que esta semana puedan reabrir los 19 centros Head Start que hay en este municipio.

Por otra parte, comentó que en los diálogos que ha mantenido en La Fortaleza le anticiparon de un programa que próximamente le ofrecerá ayuda a viviendas vulnerables que necesiten ser reforzadas para evitar daños o el colapso durante un terremoto. Agregó que está solicitando el uso de una escuela en desuso para habilitarla como un refugio permanente.


💬Ver 0 comentarios