Destacan sus prioridades durante la crisis de transportación marítima que enfrentan las islas municipio.

Ceiba - Después de tres días, el transporte de carga a las islas municipio de Vieques y Culebra se reanudó esta mañana con una embarcación de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM) y dos barcazas de la Guardia Nacional.

La embarcación Isla Bonita hizo el primer viaje de Ceiba a Vieques a eso de las 4:30 a.m., seguido por otro hacia Culebra a eso de las 7:30 a.m.

Poco después, a eso de las 8:00 a.m. salieron dos barcazas LCM8 de Ceiba hacia Culebra. En cada barcaza cabe un camión de carga.

Se espera que en horas de la tarde los dos navíos realicen otro viaje de Ceiba a Vieques. El mayor Juan Rodríguez, de la Guardia Nacional, explicó que operarán mientras tengan luz del día, por razones de seguridad.

El alcalde de Vieques, Víctor Emeric, dijo a The Associated Press que ya llegaron 11 camiones con suministros a la Isla Nena.

Por su parte, el coronel Samuel Agosto Santiago, jefe de estado mayor de la Guardia Nacional, indicó que en todo momento darán prioridad a carga de comida perecedera y otros alimentos, cuya necesidad en las islas municipio ha incrementado desde que se averiaran las embarcaciones de carga de ATM el fin de semana pasado.

Desde entonces, en los terminales de Vieques, Culebra y Ceiba se acumularon filas de ciudadanos particulares y comerciantes en espera por el transporte.

Al momento en que Isla Bonita regresó a Ceiba para recoger la carga hacia Culebra, había decenas en una desesperada espera que también causó pérdidas económicas.

Uno de ellos era Franklin Hoyos, quien ha pasado días sin poder vender en Culebra los materiales que compró en la “isla grande”.

Militares llegan al muelle de Ceiba para transportar suministros a Vieques y Culebra

Militares llegan al muelle de Ceiba para transportar suministros a Vieques y Culebra.

Posted by El Nuevo Día on Wednesday, March 6, 2019

Además, Hoyos tuvo que ser asistido por una ciudadana durante la espera por su condición de salud de diabetes.

“Soy diabético y me tengo que inyectar insulina. No tenía… no cargaba con ella pensando que iba a llegar a casa”, relató. “Ella (la ciudadana) es diabética también y me prestó de su insulina”.

Desde el domingo también esperaba Jennifer Novak, estadounidense residente y con propiedades en Culebra, quien buscaba llegar desde el domingo con carga para su negocio.

“No es bueno para el turismo. Tengo propiedades turísticas y esto hace que sea más difícil para que la gente pueda llegar a la isla”, expresó. “También es difícil para mí, porque si no estoy allí, tengo que contratar a alguien para que me reemplace”.

“(La situación con el transporte marítimo) es frustrante, solo quiero llegar a casa. Ya llevamos demasiado tiempo aquí”, manifestó.

De forma similar, Ariel García intentaba llegar al hostal que comenzó a operar recientemente, donde se supone que reciba a estudiantes de una escuela en Culebra.

Indicó que estuvieron a punto de cancelar, pero logró que llegaran en el ferry de pasajeros en vez de carga, pero parte de los suministros que llevaba para el hostal tuvo que botarlos porque se dañaron en la espera.

“Le dijimos a los padres de los nenes para que lleven comida en bolsas para que tengan lo necesario para los próximos días”, comentó García.

Así continúa la situación en el muelle de Ceiba

Militares llegan al muelle de Ceiba para transportar suministros a Vieques y Culebra.

Posted by El Nuevo Día on Wednesday, March 6, 2019

Otro comerciante, que pedía a una empleada de ATM que le permitieran montarse en Isla Bonita, indicó que ya había botado “$300 en comida que se dañó”. El comerciante, luego, no accedió a ser entrevistado por los medios en el terminal de Ceiba.

Mientras, Luz Rivera Cantwell, de la Fundación de Culebra, también esperaba en el muelle y expresó frustración por la situación, agravada por la incertidumbre causada por los cambios en información recibida durante horas de parte de las autoridades.

“Hubo gente que se fue y no sabemos si van a volver. Aquí hay gente que lleva 36 horas, residentes con sus vehículos. Hay gente que ha tenido que compartir la insulina porque no planearon estar tanto tiempo. La complejidad la gente no la entiende hasta que la viven. Esto es bien duro para nuestra población”, expuso Rivera Cantwell.

Agregó que “el único llamado es que se nos ponga a parte de las islas en voz y voto en las decisiones de la ATM, que no puede seguir funcionando como si fuera algo aparte. La necesidad surge de nosotros y los fondos federales que reciben es por la población nuestra”.





💬Ver 0 comentarios