La determinación del presidente abarca a los individuos y familias de los municipios de Ponce, Guánica, Guayanilla, Peñuelas, Yauco y Utuado.

Washington - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró hoy zonas de desastre seis municipios de Puerto Rico asolados por los terremotos de principios de mes, abriendo la puerta a que miles de damnificados puedan comenzar a solicitar asistencia de vivienda y subsidios para mitigar los daños ocurridos en sus residencias.

La determinación del presidente Trump abarca a los individuos y familias de los municipios de Ponce, Guánica, Guayanilla, Peñuelas, Yauco y Utuado, cuyos alcaldes han estimado en por lo menos $460 millones los daños sufridos.

Pero, también permitirá otorgar asistencia financiera a los gobiernos de Puerto Rico y los seis municipios -hasta un 75% del costo-, por las gestiones de emergencia y recogido de escombros relacionados a los terremotos de los primeros días del año.

Los demás municipios seguirán cubiertos por la declaración de emergencia que permite al gobierno federal velar por la seguridad y las vidas de las personas, que incluye proveer agua, comida, refugio y servicios de salud, indicó el responsable de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) en Puerto Rico, Alexis Amparo, a quien el administrador de FEMA, Peter Gaynor, nombró coordinador de esta respuesta.

Hasta hoy había sobre 8,000 personas refugiadas, casi 800 viviendas que reportadas con daños y más de 250 con graves averías.

Amparo indicó que, en términos de vivienda temporera, prevé que el primer paso será tratar de ubicar a gente con residencias dañadas en casas de alquiler o vacantes, con el subsidio de FEMA, aunque puede haber otras opciones.

Pero, destacó que la asistencia de FEMA puede cubrir propiedad destruida o averiada por los terremotos, como neveras y otros enseres.

“La asistencia puede incluir subsidios para viviendas temporales y reparaciones de viviendas, préstamos de bajo costo para cubrir pérdidas de propiedad no aseguradas y otros programas para ayudar a individuos y dueños de negocios a recuperarse de los efectos del desastre”, indicó la Casa Blanca, en una declaración.

En un evento político en Miami, el vicepresidente Michael Pence dijo, en referencia a los puertorriqueños, que “estaremos con ustedes cada día hasta que Puerto Rico se reconstruya mejor y más grande que nunca”.

En las próximas horas, puede iniciarse el proceso de solicitud de ayuda, pero Amparo, de todos modos, recomendó ir desde ahora a buscar información a la página de internet DisasterAssistance.gov.

Ottmar Chávez, director de la Oficina de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR 3) y representante de la gobernadora Wanda Vázquez Garced, sostuvo que junto a FEMA seguirán las evaluaciones en otros municipios de la zona sur para determinar si debe ampliarse la declaración de desastre firmada ayer por Trump.

“Los equipos que hacen las evaluaciones de daños preliminares siguen en la calle”, sostuvo Chávez.

Trump delegó en el administrador de FEMA cualquier decisión dirigida a ampliar la declaración de desastre.

En el caso de escombros en propiedad privada, la gobernadora Vázquez Garced indicó que las personas deberán primero recibir autorización de FEMA.

Desde el pasado sábado, la gobernadora Vázquez Garced le había pedido a Trump firmar la declaración de zona de desastre, un proceso que tomó cinco días. Cuando el huracán María, la declaración se emitió en tres días, según FEMA.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, quien al igual que decenas de congresistas presionó a la Casa Blanca, adelantó ayer que el presidente firmaría la declaración y reiteró que puede ser enmendada para agregar otros municipios.

“Si el gobierno entiende que hay más daños se puede enmendar”, sostuvo la comisionada residente en Washington.

Mientras, la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes de Estados Unidos – antes de iniciar un receso legislativo de 10 días-, ha propuesto una medida que asignaría $3,350 millones a Puerto Rico para mitigar los terremotos de este mes.

Según la legislación presentada por la presidenta del Comité de Asignaciones en la Cámara baja, Nita Lowey, Puerto Rico pudiera recibir $2,000 millones en fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR), $1,250 millones para reparar carreteras y $100 millones para necesidades educativas.


💬Ver 0 comentarios