Vista de una de las playas acordonada. (Gloria Ruiz Kuilan)

El alcalde de Rincón, Carlos D. López Bonilla, indicó hoy, miércoles, que confrontan “serios problemas” con los turistas que se alojan en diferentes lugares de su municipio porque estos no quieren acatar el toque de queda que persigue evitar los contagios con coronavirus.

“Ayer fue el día más duro. Tuvimos que acordonar las playas porque no querían respetar. Estaban acampando en la playa”, dijo el alcalde.

“Estamos trabajando con las instalaciones nuestras porque en Rincón viene mucho turista y tenemos el dolor de cabeza de que entran a la playa, caminan por el pueblo y por las comunidades. No siguen el toque de queda. Estamos orientando, trabajando con ellos. Clausuramos los accesos para que no entren”, agregó.

El alcalde explicó que la Policía ha intervenido hasta con 100 turistas que visitan su pueblo y que hasta el momento se ha dedicado a orientar. Pero no descartó que, debido a la intransigencia de los turistas, comiencen a dar multas y hasta a hacer arrestos.

“(Cuando se interviene con los turistas,) ellos dicen que van a regresar a donde se están quedando, pero vuelven y salen. Ya eso nos trae inconvenientes porque es a diario”, dijo López Bonilla evidentemente cansado por la situación.

El toque de queda fue implantado por la gobernadora Wanda Vázquez Garced desde el domingo hasta el 30 de marzo. Está en vigor diariamente desde las 9:00 p.m. hasta las 5:00 a.m.

De acuerdo con la Ley 20-2017, la Policía puede imponer multas de hasta $5,000 y/o reclusión por hasta seis meses a quien no cumpla con el toque de queda.

“Sé que la Policía va a ser más duro con ellos (los turistas) porque ya lo hablemos. De alguna forma ellos tienen que seguir la ley”, puntualizó el alcalde.

Hasta el momento, el gobierno ha confirmado cinco casos de personas contagiadas con el COVID-19.


💬Ver 0 comentarios