(semisquare-x3)
Estudiantes de la escuela superior de Jardines de Ponce junto a Camilo. (Suministrada)

La escuela superior Jardines de Ponce celebró el jueves la actividad 'Servir es aprender', iniciativa que busca crear conciencia entre niños y adolescentes sobre la adopción de mascotas y evitar el abandono de los animales. 

La actividad recaudó fondos para Camilo, un perro que fue adoptado por la escuela luego de ser encontrado abandonado en las instalaciones el pasado abril.  Una estudiante de duodécimo grado de la escuela superior de Jardines tiene la custodia de Camilo. 

Según la directora del plantel, la aparición de Camilo fue a consecuencia del abandono de animales tras el paso del huracán María. 

"Nuestro enfoque, a corto y largo plazo, es poder llevar a Camilo a distintas escuelas para crear conciencia en los estudiantes. Vemos que estos insisten a su padres a tener una mascota y queremos impactarlos para que conozcan las responsabilidad de cuidar a un animal. Aunque suele ser costoso, se puede", comentó, por su parte, Isa Nolasco Montalvo, maestra de la escuela. 

Un estudiante de Jardines sostiene una pancarta en honor a Camilo, el perro adoptado por la escuela. ( Suministrada)

El jueves, Camilo visitó la escuela intermedia de Jardines y la escuela elemental Herminia García.

A principios de 2018, Prensa Asociada informó que en Puerto Rico no existen cifras oficiales sobre los animales abandonados, entre los que se incluyen gatos y “alguno que otro cerdo o gallo de pelea”. 

Agregó que en el Santuario Canita de la Divina Misericordia, en Guayama, cuida sobre 750 mascotas, incluidos 100 que fueron abandonados después del paso del huracán.

En febrero,  el Colegio Médico de Veterinarios estimó que en Puerto Rico pueden haber entre 200,000 y 300,000 perros abandonados.


💬Ver 0 comentarios