Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

instituto de ciencias forenses (vertical-x1)
(Archivo / GFR Media)

El Instituto de Ciencias Forenses (ICF) volvió a quedar esta mañana sin servicio de electricidad, lo que provocó que desde el lobby de las instalaciones se sintiera un fuerte hedor.

El servicio de electricidad se restableció cerca de las 12:15 del mediodía, pero aun así el hedor aún se sentía en la zona donde familiares y funerarios esperan a ser atendidos para los trámites de rigor.

El Nuevo Día acudió al ICF, pero se nos informó que el comisionado, el doctor Edwin Crespo Torres, no estaba disponible y que en su lugar se emitiría un comunicado de prensa para aclarar la situación. 

En declaraciones escritas sostuvo que el hedor que se sentía en el edificio fue el resultado a que los extractores dejaron de funcionar debido a la falta de luz. "El olor que usualmente se percibe solamente en el área de las neveras, se sentía en otros espacios del edificio", dijo al asegurar que los cuerpos están congelados.

Explicó que, en horas de la mañana, una de las dos plantas generadoras de electricidad sufrió desperfectos, por lo que realizan gestiones para arreglarla, y se solicitó una planta adicional a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

“En Ciencias Forenses trabajamos diligentemente para asegurarnos que los cuerpos estén preservados. Nosotros trabajamos planes de contingencia ante la fragilidad del sistema eléctrico y tenemos un plan establecido para que no se afecten los cadáveres. Por tanto, la situación de hoy no representó un riesgo para la salud de empleados ni visitantes”, aseveró.


💬Ver 0 comentarios