En el área médica del refugio de Peñuelas, ayer había una fila de personas esperando por ser evaluadas. (Ramón Tonito Zayas)

Peñuelas - Una semana después del terremoto de 6.4 de magnitud que sacudió al país y su secuela de réplicas, la necesidad de servicios médicos, tanto para la salud física como mental, es más que evidente en el suroeste del país.

“Tenemos una necesidad crasa de especialistas de salud, particularmente de salud mental”, comentó el alcalde de Peñuelas, Gregory Gonsález.

De acuerdo con el ejecutivo municipal, a altas horas de la noche es cuando aflora la urgencia mayor, pues muchos entran en estado de pánico y ansiedad al punto de verbalizar que quieren atentar contra sus vidas.

“Es que los voluntarios están por el día, y en la noche, estamos corriendo solos. Hemos tenido que fungir como sicólogos, hablando con las personas para que se sientan seguras y bajen emociones”, dijo el alcalde.

Según Gonsález, aunque en Peñuelas se creó un centro de enfermería que maneja la Guardia Nacional, hay necesidad de más abastos de insulina y oxígeno por la cantidad de gente que depende de estos productos. Igualmente, señaló que también hacen falta medicamentos sin receta para el dolor de cabeza, dolor muscular y alergias, entre otras condiciones y malestares frecuentes.

Según informó el alcalde, en el refugio que estableció el municipio en la pista atlética de Peñuelas, hay unas 300 personas y anoche se esperaban más refugiados luego que se ordenara el desalojo de 64 viviendas de Alturas de Peñuelas 2 por estar en riesgo de colapsar.

Durante un recorrido de este diario ayer por el refugio, se observó temprano en la mañana a decenas de peñolanos que hacían fila en el área médica del espacio habilitado en la pista atlética.

Pero, no todos los que esperaban por ser atendidos pernoctan en el refugio ni perdieron sus casas tras el terremoto, como Felícita Camacho, quien aprovechó que estaba cerca del área y llevó a su hijo César Ocasio, de 8 años, a un “chequeo de rutina”.

“Vine a dar una vuelta y a traer unas cosas que necesitaba mi sobrino, y aproveché para que el médico chequeara al nene. Pero estamos bien... sobrellevando todo lo que está pasando”, dijo Camacho, quien vive en el sector Corea y no tuvo daños en su vivienda por los temblores.

El alcalde de Yauco, Luis Ángel “Luigi” Torres, coincidió en la necesidad de servicios médicos en la zona, especialmente en los 63 campamentos externos que se han creado fuera del refugio, como en canchas, parques y solares baldíos.

El alcalde hizo un llamado para que se haga una clínica de vacunación contra la influenza, particularmente por la cantidad de adultos mayores en peligro de contagiarse. Coincidió en que su preocupación mayor es la salud mental, por lo cual urgió al gobierno a activar más profesionales de este tipo en la zona.

Personal del Departamento de Salud visitó ayer los refugios en los municipios afectados por los sismos.

“Vinimos a ver cuáles eran las necesidades para atenderlas adecuadamente. Mañana (hoy) llegará un ginecólogo porque, en el refugio, hay 13 embarazadas”, dijo Liza Miranda, directora del Centro de Certificaciones Médicas de Río Piedras.

Agregó que Salud diligenciará la entrega de guantes, mascarillas y tanques de oxígeno, entre otros materiales y equipos que urgen en el área médica del refugio.

El doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, informó que se creó una alianza de unas 32 organizaciones, que incluyen médicos, personal de enfermería y salud mental y voluntarios de otros colegios y organizaciones, que han estado y seguirán visitando los pueblos afectados.

“Hay muchos ‘issues’ de salud mental porque la gente tiene miedo y ansiedad porque sigue temblando”, indicó, e hizo un llamado a profesionales de salud y otros voluntarios que quieran unirse a esta iniciativa a comunicarse al 787-751-5979.

Por su parte, el doctor Carlos Mellado indicó que, con el apoyo de la Oficina de la Primera Dama, la Fundación Haití se Pone de Pie y otras organizaciones también han visitado el área suroeste.

“Nos hemos estado enfocando en que los pacientes tengan sus medicamentos de mantenimiento disponibles”, dijo.

Agregó que han identificado diabéticos descontrolados, así como personas con bronquitis, asma y fallo cardíaco. También, dijo, han identificado dos casos de sarna humana y hay preocupación de que surjan brotes de influenza y dengue.


💬Ver 0 comentarios