Negocios cerrados en Fajardo por el toque de queda para prevenir los contagios de coronavirus. (Gerald López Cepero)

La gobernadora WandaVázquez sometió ayer ante la Administración de Pequeños Negocios (SBA) la petición de declaración de emergencia que le permitirá a comerciantes afectados por la crisis causada por la nueva cepa de coronavirus beneficiarse de los sobre $50,000 millones que otorgará en préstamos la agencia federal.

"En el día de ayer se sometió la petición a SBA para que los pequeños y medianos comerciantes puedan participar de los préstamos de desastre destinados a promover la recuperación de los pequeños y mediano comerciantes. Nuestra administración trabaja intensamente para proveer todas las ayudas y beneficios disponibles, ya sea a nivel estatal o federal para los componentes del sector comercial que se han visto afectados por el coronavirus COVID-19.”, expresó la mandataria mediante declaraciones escritas

El procesamiento de la petición, sin embargo, podría demorarse unos días debido a que cada uno de los estados y territorios de los Estados Unidos están sometiendo solicitudes de forma simultánea, explicó Germán Hernández Garcés, quien lidera el equipo de Asuntos Públicos de SBA en la isla. “Esto conlleva unos procedimientos que bajo las circunstancias actuales podría tardar dos días en lo que la petición se recibe, se revisa y aprueba…vamos a pensar que quizás para mañana (viernes) tener esa declaración esté fuera”, añadió el funcionario.

La Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (PRFAA) en Washington confirmó a El Nuevo Día que el Ejecutivo suscribió la solicitud, la cual -como requisito de la SBA- estuvo acompañada con la información de cinco comercios locales que, según el gobierno, ya están sufriendo pérdidas económicas a causa de la crisis creada por el COVID-19.

“Hay unos estados que ya tienen la clasificación de declaración de desastre, pero hay otro montón que todavía no la tienen…así que Puerto Rico no es el único sitio que no lo es. Hay otros estados que están más atrasados”, dijo al destacar la buena comunicación que hay tanto con la gobernadora como con la comisionada residente en Washington, Jenniffer González.

La comisionada residente le solicitó ayer celeridad a Vázquez Garced para que radicara ante la SBA la declaración de desastre que autoriza la ayuda, reclamo que formalizó en una carta enviada a la mandataria.

Hernández Garcés indicó que -con muy raras excepciones-, prácticamente todos los comercios locales pueden solicitar la ayuda. Preliminarmente, informó que el préstamo tendría un interés fijo de 3.75%. Igualmente, se les va a permitir a los recipientes comenzarlo a pagar transcurrido un año de la fecha de aprobación. “La idea es que tengan la oportunidad suficiente para recuperarse de lo que están pasando”, sostuvo.

El préstamo de asistencia por empresa para ayudar a superar la pérdida temporal tiene un tope de $2 millones por comerciante.

“Esto que estamos pasando para nada compara ni tan siquiera con el 9-11, porque el 9-11 (el ataque terrorista a las Torres Gemelas en Nueva York) se detuvieron los aviones, pero esto tiene un efecto en cadena para la economía brutal. Si peligroso es el asunto médico de la pandemia igual de peligroso es el efecto que está teniendo sobre la economía y tenemos que trabajar los dos aspectos paralelamente”, dijo.

Sostuvo, además, que esta crisis puede ser mayor a la que vivió el país tras los huracanes Irma y María en el 2017 y, más recientemente, los terremotos que afectaron la zona sur del país. “Estamos hablando que across the board la actividad económica, en su mayoría, está detenida”, puntualizó.

Pero, ¿qué procede una vez SBA declare un estado de emergencia para Puerto Rico?

El funcionario explicó que una vez obtengan la declaración oficial de desastre, circularán un comunicado con la información y con el procedimiento que deben seguir los comerciantes afectados. Adelantó, sin embargo, que las solicitudes se estarán recibiendo y procesando electrónicamente. El número para llamar sería el 1-800-659-2955.

“Pueden llamar y registrarse, pero no podrán llenar la solicitud hasta que se dé la declaración oficial. Todos estos trámites van a ser electrónicos o en papel”, dijo al agregar que no abrirán centros para atender público.

“Es una manera relativamente más fácil, porque cuando montamos los centros de asistencia con FEMA es cuando tenemos un desastre físico. La idea es que la mayor cantidad de negocios posibles se puedan beneficiar de este programa”, subrayó Hernández Garcés.


💬Ver 0 comentarios