Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Ayer el nivel de esporas alcanzó los más de 300,000, una cifra récord, que debe servir de alerta para que el país entero tome medidas cautelares, dijo el presidente de la Sociedad de Neumólogos de Puerto Rico, Luis Nieves Garrastegui. 

“Todos de una manera u otra nos podemos ver afectados. Obviamente las personas que son más susceptibles se van a ver más afectados. Cada persona es distinta, pero sí una persona que no padece de nada puede quejarse de dolor de garganta, piquiña en la garganta y que le piquen los ojos. Es por esta condición. Debe recibir inmediatamente tratamiento”, dijo el neumólogo.

Explicó que aunque los niveles de esporas en el ambiente bajen, se siguen sintiendo los síntomas o problemas que estas causan por espacio de una semana. Dijo que eso es lo se conoce como la reacción tardía (“late phase reaction”) que se une a la reacción inmediata (“acute phase reaction”). Destacó que para las personas que padecen de enfermedades en las vías respiratorias como el asma, la rinitis o la conjuntivitis, esta cantidad de esporas en el ambiente pueden ser muy peligrosas sobre todo si la enfermedad no están controladas y realizan actividades al aire libre por un tiempo prolongado. . La tasa de asma en Puerto Rico es de 13% mientras que la de Estados Unidos es de solo un 9%.

“Para estas personas es bien importante que estén premedicados para poder hacer actividades al aire libre”, dijo.  

El director de la Estación de Aerobiología de San Juan, Benjamín Bolaños, dijo que las sobre 300,000 esporas es una cifra que nunca se había reportado en los diez años que tiene la estación.

“Eso es debido a la lluvia constante, una lluvia fina y poco viento que no dispersa las esporas y por eso tenemos esos niveles tan altos”, explicó al tiempo que recalcó que la temporada de esporas comienza en septiembre y se extiende hasta noviembre.

“En esta época del año llueve prácticamente todos los días del año y eso hace que los hongos estén creciendo al máximo produciendo muchas esporas y esta es la temporada alta”, indicó.

Pero aclaró que las esporas no son el único alergénico que se encuentra en el ambiente durante estos días. “No sólo son las esporas sino también el polen que también es un potencial alergénico y los dos combinados, pues es peor”, sentenció.

Atribuyó esta situación al fenómeno de El Niño.

“Este año del Niño ha llovido mucho”, dijo.

Aclaró, sin embargo, que aún así la unión de polen y esporas resulta inexplicable porque la temporada de polen es de enero a marzo.  

No descartó que la combinación de niveles altos de polen y esporas tenga el resultado de afectar a los alérgicos y asmáticos “sobre todo los niños porque se disparan las hospitalizaciones y las visitas a la sala de emergencia. Es un descontrol total”, dijo.

Nieves Garrastegui dijo que por eso es importante  “usar el sentido común”.

“Si usted va a estar en un parque con su niño y va a estar expuesto al aire libre por muchas horas, pues debería tomarse un antihistmínico antes de ir al parque. Si es una persona completamente normal y va a irse correr por la calle en la tarde, debería tomarse también un antihistamínico porque posiblemente se va a exponer por mucho tiempo a esto. Si usted no padece de nada, pero está expuesto por mucho tiempo a las esporas, le va a dar algo. Es cuestión de sentido común”, precisó.

Los entrevistados recomendaron evitar las salidas al exterior, el uso de abanicos porque remueven y reciclan todos los hongos y contaminantes en el ambiente. También recomendaron el uso de un purificador de aire (HEPA).

Para conocer de los niveles diarios de alérgenos en el ambiente Bolaños exhortó a la ciudadanía a visitar la página Alergia a Hongos en la red social Facebook o a seguirlos a través de Twitter en alergia a hongos.