Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

A la izquierda, limpieza en el Centro de Tratamiento Social de Ponce , institución de jóvenes donde se han reportado hasta ahora los únicos dos casos positivos. A la izquierda, desinfección en la institución penal 676 en Ponce. (GFR Media)
A la izquierda, limpieza en el Centro de Tratamiento Social de Ponce , institución de jóvenes donde se han reportado hasta ahora los únicos dos casos positivos. A la izquierda, desinfección en la institución penal 676 en Ponce. (GFR Media)

Como parte de las medidas para evitar la propagación del coronavirus (COVID-19) en las cárceles del país, el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) incorporó en sus protocolos procedimientos de desinfección, ya sea como mecanismo preventivo o para atender cualquier caso sospechoso que pueda surgir dentro del sistema penal. 

En declaraciones a El Nuevo Día, la agencia señaló que para la próxima semana esperan haber completado el proceso de limpieza en todas las instituciones penales, así como las instalaciones de los programas de comunidad, donde laboran o reciben servicios personas en probatoria, liberados bajo condiciones de la Junta de Libertad Bajo Palabra (JLBP) o imputados.

Hasta el 1ro de mayo, se han desinfectado alrededor de 25 localidades, incluyendo instituciones penales y oficinas que brindan servicios a imputados.

En el caso del Centro Médico Correccional, se han realizado tres desinfecciones, incluyendo una programada de modo preventivo al inicio de la emergencia.

left
left

Estas medidas se suman a la realización de pruebas serológicas (rápidas) a todos los confinados, luego de que varios empleados de Corrección arrojaran positivo a la enfermedad. El jueves, el secretario Eduardo Rivera Juanatey informó que 2,746 confinados en once instituciones arrojaron negativo en la prueba.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de desinfección?

Según el DCR, para poder impactar la mayor cantidad de áreas dentro del sistema en el menor tiempo posible, la agencia tuvo que recurrir a dos compañías de manera simultánea.

El proceso de desinfección de cada localidad puede durar entre cuatro y seis horas. Las desinfecciones se concentran en las áreas comunes por donde circulan los empleados y los reos cuando van a recibir servicios internos, desde las las entradas principales, áreas de almacenaje de alimentos y de utilidades, cocinas, áreas médicas, controles y puestos de seguridad, así como todas las zonas donde laboran los oficiales, entre otras.

En nueve localidades se ha efectuado el servicio en respuesta a la activación de los protocolos, ya sea por casos sospechosos, por positivos o falsos positivos. Si algún miembro de la población penal o empleados diera positivo a COVID-19, la desinfección se emplea como parte del protocolo.

Hasta el momento, solo se han confirmado dos casos positivos a las pruebas moleculares dentro de la población penal. Se trata de dos menores en el Centro de Tratamiento Social de Ponce que no presentan síntomas, se informó el pasado 21 de abril. El DCR indicó que ambos jóvenes continúan asintomáticos. En este caso, se activaron tres fases del proceso de desinfección.

Mientras, en una institución de Mayagüez y para la de Salinas, ambos municipios contribuyeron donando un servicio de desinfección, que permitió reforzar la iniciativa del DCR, se informó.  En Mayagüez, el municipio donó un servicio para las áreas aledañas a las viviendas de los confinados en el Centro de Detención del Oeste, que se rindió con posterioridad a una desinfección realizada por el DCR. En la institución correccional en Salinas, el municipio donó el servicio junto a varios materiales de limpieza.

¿Qué productos utilizan para desinfectar?

La agencia indicó que los componentes empleados por los especialistas en higiene son orgánicos y no resultan nocivos a la salud. Entre estos, utilizan el producto DECON 30, formulación que logra resultados de desinfección a niveles hospitalarios. Es de carácter botánico virucida, bactericida y desinfectante que contiene aceite esencial patentado de Benefect que elimina el 99.99% de las bacterias en 30 segundos.

El producto tiene una fragancia ligera muy agradable que se disipa rápidamente sin dejar humos agresivos, ni residuos nocivos.

Se utiliza, además, el método de micronebulización (“fogging”), que profundiza la limpieza a su máximo estándar de requerimientos.

(Suministrada)
(Suministrada)