Personal médico atiende un paciente con COVID-19 que permanece en intensivo en un hospital de España.
Ramos subrayó que aún Puerto Rico no se encuentra por debajo de un nivel estable, de acuerdo con los parámetros de los Organización Mundial de la Salud, unos diez por cada 100,000 habitantes, lo que se traduce en Puerto Rico “entre 320 y 330 hospitalizados”. (The Associated Press)

El número de personas hospitalizadas en Puerto Rico debido al COVID-19 disminuyó en 169 casos en una semana, marcando una baja precisamente desde el día pico de hospitalizaciones observado hasta la fecha, durante el periodo de alza reciente de diagnósticos del coronavirus.

Entre la última semana de marzo y los primeros días de mayo, el número de hospitalizaciones en la isla aumentó desde 185 hasta 558 el 27 de abril. Luego de ese día, las cifras reportadas por el Departamento de Salud reflejan una disminución diaria hasta alcanzar hoy 389 hospitalizaciones.

El doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, sostuvo que ha observado la disminución tras el pico de hospitalizaciones, dos semanas después del pico de diagnósticos, ubicado hasta la fecha en el 12 de abril con 1,196 casos confirmados mediante prueba molecular, así como 356 probables mediante prueba de antígeno. “Usualmente el pico de hospitalizaciones ocurre dos semanas después (del pico de casos)”, apuntó Ramos en sus declaraciones a El Nuevo Día.

El pediatra, miembro de la Coalición Científica, sostuvo que la baja también se observa en las hospitalizaciones pediátricas. Por ejemplo, en el San Jorge Children Hospital, donde labora, en un momento dado hubo hasta diez pacientes hospitalizados por COVID-19 en abril, pero ayer había solo uno.

No obstante, subrayó que aún Puerto Rico no se encuentra por debajo de un nivel estable o unos diez por cada 100,000 habitantes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, lo que se traduce enla isla en “entre 320 y 330 hospitalizados”, con la meta de que sea la menor cantidad posible.

La baja, además, no refleja el mismo ritmo en cuanto a los hospitalizados que se encuentran en cuidado intensivo y conectados a un ventilador. El pico en cuanto a esos renglones ocurrió el 26 de abril, con 113 y 77 casos, respectivamente, incluyendo dos pacientes pediátricos en cada renglón. Pero este lunes la cifra de pacientes en cuidado intensivo se encuentra en 100, mientras que hay 73 conectados a un ventilador. En una cifra similar, el 12 de abril, había 387 hospitalizados, 73 de ellos en cuidado intensivo y 43 conectados a un ventilador.

Ramos indicó que se espera que un paciente en cuidado intensivo o ventilador, que no fallezca debido a complicaciones, tenga un periodo de hospitalización más largo que un paciente fuera de esas categorías. “Esas hospitalizaciones son las más largas de todas. Si caes en un ventilador claramente vas a tener una hospitalización de un mes o más, alguien que esté batallando con la enfermedad”, manifestó. El galeno indicó que, en un adulto, el periodo de hospitalización esperado, fuera de intensivo o ventilador, es de siete a die días, mientras en un paciente pediátrico ese periodo es de dos a tres días.

Basado en lo que ha sido el comportamiento del virus, el pico de muertes por COVID-19, dentro del periodo de alza reciente, ocurría hasta dos semanas después del pico de hospitalizaciones, periodo que se extiende hasta el 11 de mayo. Sin embargo, Ramos mencionó que, debido a que la mayoría de los adultos mayores, que son el grupo de mayor vulnerabilidad, deben estar ya vacunados contra el COVID-19, no debería haber “tantas como se hubiese esperado”, en comparación con el número de contagios y hospitalizaciones.

El médico reiteró que, aunque se observe una baja, no es momento de bajar la guardia, sobre todo tomando en cuenta la presencia de variantes del SARS-CoV-2 en Puerto Rico catalogadas como de contagio comunitario, y al tiempo que se detectan otras alrededor del mundo que, aunque no se han observado a nivel local, representan una amenaza, como B.1.617 que surgió en la India, catalogada como una “variante de preocupación” por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en inglés).

“Con el virus mutando, siempre alguna variante puede ser clínicamente significativa o puede entrar (a la isla) una variante clínicamente significativa”, reiteró Ramos. “La idea es que mientras más vacunemos, más podamos mantener a raya las variantes”.

Según la base de datos de los CDC, en Puerto Rico unas 810,340 personas completaron su serie de vacunación, lo que se traduce en un 25.4% de la población. Al ritmo actual, el doctor Rafael Irizarry, proyecta que la isla alcanzaría el 70% de cobertura de vacunación en tres meses, una meta indispensable para alcanzar la “inmunidad de rebaño”.

💬Ver comentarios