Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Las lluvias generadas por los remanentes de lo que fue el huracán Danny beneficiaron principalmente a los embalses de Carraízo, en Trujillo Alto, y Río Blanco, en Naguabo, pero no tanto como para sacar a ambos cuerpos de agua de la crítica condición que los ha dejado la sequía extrema que afecta a sus cuencas.

💬Ver comentarios