Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Llegaron poco a poco, pero cuando el reloj marcó las 12:00 del mediodía, ya eran cientos los homosexuales, heterosexuales, las familias de diversa composición, líderes civiles y personas comunes en la Plaza del Indio, en el Condado, San Juan desde donde arrancó este domingo la vigésima tercera Parada de Orgullo Gay.

Más allá de los arcoiris, las “dragas” (drag queens), las banderas y las pancartas en reclamo de equidad, se observaban mujeres de todas las edades tomadas de las manos, hombres regalándose besos en los labios, en fin, demostraciones de amor sin miedo.

Durante la travesía hacia El Escambrón en Puerta de Tierra,, el nutrido grupo –en el que reinaba un ambiente de celebración por las históricas leyes (PS 238 y PC 488) aprobadas en días recientes que conceden nuevos derechos a la comunidad LBGTT (lésbica, bisexual, gay, transexual y transgénero)- recibió aplausos y gritos de decenas personas ubicadas a orillas de la carretera.

Entre los marchantes, había presencia de múltiples grupos como Humanistas Seculares, el Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad, el Movimiento Amplio de Mujeres, Heterosexuales por la Igualdad, la Organización Socialista Internacional, el Partido Nacionalista, el Partido del Pueblo Trabajador y la Iglesia Cristiana Catedral de Adoración y Restauración.


En instantes, cánticos religiosos lanzados por miembros de esa congregación se entrelazaban con otras seculares que sonaban a través de los altoparlantes, como “Born This Way”, de la cantante Lady Gaga y la cual se ha convertido en una especie de himno de la comunidad gay.

Sin embargo, no todo fue respaldo, pues los marchantes se toparon, frente al hotel La Concha en la avenida Ashford en el Condado, con unos poco opositores encabezados por el activista Carlos Sánchez, del grupo Pro-Vida.

“Estamos aquí para decir que esta manifestación es un ataque a la fe cristiana porque buscan normalizar una conducta errada y enferma que lo que produce es enfermedades sexuales, pues usa el sistema digestivo para tener sexo”, dijo Sánchez a este medio.

El grupo de marchantes, que prosiguió su camino sin atender a los críticos, llegó hasta la sede del Tribunal Supremo, foro que el pasado mes se negó a reconsiderar la petición de adopción hecha por la pareja de lesbianas Ángeles Acosta y Carmen Milagros Vélez.

A ambas, de hecho, se les vio fotografiarse junto a su hija frente a la estructura jurídica, a poca distancia de El Escambrón.

También frente al Tribunal Supremo los manifestantes fueron recibidos por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, y los legisladores populares Ramón Luis Nieves y Luis Vega Ramos, respectivos autores de los proyectos 238 contra el discrimen laboral y 488 que extendió el impacto de la Ley 54 de violencia doméstica a parejas del mismo sexo, convertidos en ley recientemente.

Nieves, quien vistió una camiseta con un arcoiris y una Pava en el centro, reconoció que es la primera vez que participa de este evento.

“Aprovecho para celebrar mi primera ley de derechos civiles que prepara el camino hacia la igualdad jurídica”, manifestó el autor del P del S 238.

Vega Ramos, gestor del P de la c 488, catalogó como una “feliz coincidencia” que tanto él como sus correligionarios recibieran la parada frente al máximo foro judicial, varios días después de que fueran aprobadas las leyes que “corrigen” dos errores cometidos por ese Tribunal previamente.