Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Un tema polémico en cuyo análisis se insertó el gobernador Ricardo Rosselló es la prohibición de la maternidad subrogada cuando medie una transacción económica.  (GFR Media)
Un tema polémico en cuyo análisis se insertó el gobernador Ricardo Rosselló es la prohibición de la maternidad subrogada cuando medie una transacción económica. (GFR Media)

El proyecto que establece el nuevo Código Civil será aprobado en el Senado, a pesar de las controversias por su contenido, aseguró ayer el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz.

Como presidente de la Comisión de Relaciones Federales y Económicas del Senado, Rivera Schatz, quien liderará la discusión del proyecto, prometió celebrar vistas públicas. Anticipó que la aprobación se dará junto a los proyectos del presupuesto y del Código de Incentivos.

Un tema polémico en cuyo análisis se insertó el gobernador Ricardo Rosselló es la prohibición de la maternidad subrogada cuando medie una transacción económica. El mandatario dijo que se opone a que el Código Civil excluya la reproducción asistida en su modo de “surrogacy” o alquiler de vientres.

“Sobre el vientre subrogado, creo que debe darse esa alternativa, debe permitirse. El lenguaje pudiera sugerir lo contrario y, si es confuso, lo vamos a aclarar”, afirmó Rivera Schatz, al indicar que coincide con la postura del gobernador.

El proyecto también prohíbe la procreación asistida póstuma.

Los cambios introducidos a los libros de Relaciones Jurídicas e Instituciones Familiares, dos de los seis tomos del Código Civil recién aprobado en la Cámara de Representantes, se extienden mucho más allá del tema del aborto o el reconocimiento del matrimonio igualitario, ambos reconocidos en Puerto Rico únicamente por jurisprudencia federal.

En su artículo 74, el nuevo Código Civil, como está redactado, prohíbe la clonación, así como las prácticas eugenésicas dirigidas a la selección de genes, sexo o características físicas o raciales prenatales del ser humano. También, prohíbe la eutanasia, pero en el artículo 80, le reconoce a la persona decidir sobre rechazar un tratamiento médico para prolongar su vida.

“Esto es exactamente lo que significa la muerte digna, por lo que el artículo 79 se contradice al prohibir la eutanasia con el consentimiento del o de la paciente, mientras que reconoce el derecho a la muerte digna”, apuntó la Comisión de Derechos Civiles, al participar de las vistas públicas de la Comisión de lo Jurídico de la Cámara.

Otro de los principales debates sobre el proyecto gira en torno al derecho de la mujer al aborto. En el Código Civil, se declara en su artículo 69 que, si bien el nacimiento determina la personalidad y capacidad jurídica, el concebido “se tiene por nacido para todos los efectos que le son favorables”.

“Es peligroso lo que implica para la mujer y su derecho a decidir sobre su cuerpo.Si le das personalidad jurídica a un embrión, imagínate lo que significaría para un científico tener un embrión en una probeta. ¿Tiene que guardarlo para el resto de la vida?”, cuestionó Osvaldo Burgos, portavoz del Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad (CABE).

“Dice el artículo que tiene todos los derechos si cumple con el requisito de nacer con vida, pero el problema es que le reconoces personalidad jurídica al embrión, así que no puede haber un aborto”, señaló.

En esa línea, el representante Luis Vega Ramos, portavoz de la minoría popular en la Comisión de lo Jurídico, puntualizó que “eso es un lenguaje confuso y tiene el potencial de abrir una Caja de Pandora”.

El Departamento de Justicia, por su parte, indicó en vistas públicas que el lenguaje choca con la jurisprudencia establecida en el caso Roe vs. Wade, al incidir sobre “el derecho a la intimidad de la mujer, al criminalizar lo que el Tribunal federal reconoció como derecho fundamental”.

El artículo 738 dispone que no se podrán realizar enmiendas sobre el sexo de nacimiento de una persona en el certificado de nacimiento, pero el tribunal puede autorizar una anotación al margen de la inscripción original.

“Luego de la decisión de la jueza Carmen Consuelo Vargas de Cerezo, no tienes que ir al tribunal, así que esto se trata de otro escollo”, manifestó Burgos.

Otros cambios en el Código Civil incluyen reducir de 12 a 2 las causales de divorcio: ruptura irreparable y consentimiento mutuo. También, requerir que se realicen pruebas de VIH para contraer matrimonio. Algunos sectores objetan que esta exigencia sea necesaria.

La portavoz de Amnistía Internacional en Puerto Rico, Liza Gallardo, levantó bandera sobre el contenido del artículo 123, que dispone que el internamiento de una persona en contra de su voluntad no puede exceder tres meses y, que al cabo del cuarto mes consecutivo, se iniciará el proceso de incapacitación y nombramiento de un tutor. A juicio de Gallardo, este lenguaje abre las puertas a confinamientos irrazonablemente largos en la medida en que el estado de derecho vigente, delineado en la Ley 408, dispone necesidad de realizar evaluaciones semanalmente.

“Es extenso, es inhumano”, expresó Gallardo.

El Código Civil propuesto, entre los artículos 246, 247 y 248, declara patrimonio del Estado bienes públicos que tengan un valor histórico, ecológico, cultural, documental o bibliográfico. Pero luego se recuerda, advirtió Vega Ramos, que el gobierno o los municipios podrán operar de forma privativa y temporal un bien de dominio público.

El texto del proyecto reconoce, en los artículos 612 y 613, que parejas del mismo sexo puedan adoptar.

Defienden el Código

Por otro lado, u grupo de pastores, liderados por Wanda Rolón e Iris Gómez, se expresó ayer a favor de laversión del nuevo Código Civil.

Mediante un comunicado de prensa, tanto Rolón como Gómez destacaron la importancia de prevenir que Puerto Rico se convierta en un “mercado de niños” ante la realidad económica que se vive.

“Nosotros hemos estado evaluando todo lo relacionado al nuevo Código Civil de Puerto Rico y apoyamos la versión que acaba de aprobar la Cámara de Representantes. Queremos el Código tal y como fue aprobado. No queremos que nuestra isla se convierta en un mercado de niños, donde la mujer es explotada por situaciones económicas”, comentó Rolón, del Movimiento Internacional La Senda Antigua, con sede en Toa Alta.