Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Dos brazos lo sostienen las 24 horas del día. Poco a poco, aprende a respirar fuera del agua y a moverse con libertad. Su cuidadora al momento, Carla Rivera, intenta despegarlo de su cuerpo pero, cual bebé recién nacido buscando el calor de su madre, se aferra nuevamente a la estudiante voluntaria.