Los candidatos (de izq. a der.) César Vázquez, del Proyecto Dignidad, Alexandra Lúgado, del Movimiento Victoria Ciudadana, Eliezer Molina de Conciencia Ciudadana y Juan Dalmau, del Partido Independentista Puertorriqueño. (David Villafañe Ramos)

Cuatro de los seis candidatos a la gobernación de Puerto Rico defendieron esta noche sus propuestas a favor del medioambiente en el Debate Ambiental 2020, que se transmitió desde el Centro de Convenciones en San Juan, un encuentro a 28 días de las elecciones generales del 3 de noviembre.

Revive la transmisión

El debate, que comenzó a las 8:00 p.m., con una hora de retraso luego de sufrir problemas técnicos, surgió de una alianza de 58 organizaciones ambientalistas y de base comunitaria, con el fin de conocer las propuestas específicas de los candidatos a la gobernación sobre política pública en torno al medioambiente.

Los candidatos, además, tuvieron la oportunidad de discutir sus propuestas para manejar el impacto del cambio climático en la isla, así como sus planes para la conservación de áreas de alto valor ecológico y el manejo de residuos sólidos, entre otros temas.

Al debate confirmaron su participación Alexandra Lúgaro, del Movimiento Victoria Ciudadana; Eliezer Molina, candidato independiente a la gobernación; Juan Dalmau, del Partido Independentista Puertorriqueño; y César Vázquez, de Proyecto Dignidad.

El candidato a la gobernación del Partido Popular Democrático (PPD), Carlos “Charlie” Delgado, que participaría del debate de forma virtual, fue excusado tras problemas técnicos de parte de la producción del debate para establecer la conexión. Delgado Altieri había confirmado primero su asistencia presencial, pero el equipo de campaña del candidato dijo a este medio que “por razones médicas” se excusó.

El gran ausente en el debate fue el candidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP) Pedro Pierluisi, quien luego de haber aceptado la invitación, canceló su participación, señalaron las organizaciones. Además, las entidades explicaron que el equipo de trabajo de Pierluisi “intentó en varias ocasiones cambiar las reglas establecidas”. Pierluisi fue abogado y excabildero de la empresa incineradora de carbón Applied Energy Systems (AES), que ha sido señalada por el impacto de las cenizas de carbón tanto en el medioambiente como en la salud de las personas.

“Esta oportunidad de escuchar a los candidatos y la candidata reviste gran importancia para ciudadanos y organizaciones preocupados por el impacto de las decisiones de gobierno sobre los ecosistemas naturales que nos ofrecen servicios vitales para nuestra salud, seguridad y economía. Como isla en el Caribe, Puerto Rico enfrenta serias amenazas asociadas a los efectos del cambio climático”, expuso el periodista Gerardo Alvarado León, especializado en la cobertura de ambiente y energía.

La realidad que supone el cambio climático hace indispensable el desarrollo de políticas públicas, estrategias comprensivas e implementación de estas para mitigar los riesgos, promover la adaptación y establecer las condiciones necesarias para la recuperación rápida tras eventos extremos, subrayaron las organizaciones.

“En los pasados tres años, Puerto Rico ha enfrentado grandes retos sociales y ambientales: dos huracanes catastróficos, una secuencia sísmica, el aumento del nivel del mar, erosión costera, sequía, cambios en patrones de temperaturas, cambios en especies, entre otros. Estos han provocado enfermedades, trastornos mentales y emocionales, miles de muertes, mayor pobreza, una infraestructura frágil, e inestabilidad política y social”, expuso la meteoróloga Ada Monzón, fundadora de EcoExploratorio, quien expuso en el debate el contexto en el que se desarrolló la conversación y presentación de planes.

“Urge un total compromiso y voluntad de las personas que toman las decisiones para la transformación de nuestros recursos”, apuntó Monzón.

Las preguntas y discusión del debate giraron en torno a subtemas como energía, agua, conservación y planificación ambiental, agricultura y residuos sólidos.

Energía

En cuanto a energía, las organizaciones recordaron a los candidatos que la Ley de Política Pública Energética, de 2017, establece que Puerto Rico debe obtener el 100% de su energía de recursos renovables para 2050, al tiempo que estudios de la UPR en Mayagüez muestran que la isla puede suplir toda su demanda energética utilizando el sol, con sistemas fotovoltaicos en los techos de hogares y negocios.

Sin embargo, la AEE centra sus proyectos en el gas natural o presta atención a iniciativas de como proyectos de energía solar a gran escala ubicados en terrenos de alto valor agrícola o de valor ecológico.

Ante ese asunto, Lúgaro afirmó en su primer turno que prohibiría dicha práctica. “Nuestro programa de gobierno incluye dentro de su área de energía ecológica la conservación de suelos de alto valor ecológico, que sirvan para un programa de sustentabilidad alimentaria”.

Por su parte, Dalmau apuntó que, en aras de caminar a cumplir con la meta de la Ley Energética, la asignación de $10,000 millones en fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Desastres (FEMA) con los que contará la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para la restauración del sistema eléctrico “tiene que estar dirigida a establecer lo que es la tecnología para lo que es la generación mediante el uso de energía renovable”.

“Para eso yo propuesto la creación de una finca fotovoltaica en los terrenos de la antigua CORCO en los terrenos entre Peñuelas y Guayanilla”, sostuvo al hablar sobre su plan de gobierno.

Vázquez, por parte, defendió que el sistema de energía en Puerto Rico tiene que “que emigrar de combustibles fósiles a otro tipo de energía”, al tiempo que asumió una postura en contra de la energía nuclear, una idea que se ha planteado en la isla y que, según un estudio reciente del Departamento de Energía federal, es compatible con fuentes renovables mediante el uso de microreactores.

“Para Puerto rico no sería apropiada”, dijo. Luego añadió que “a la luz de la tecnología que se ha desarrollado, la energía renovable está en constante cambio y la realidad es que cada tipo de energía renovable tendría que evaluarse en su momento”.

Molina, de otro lado, estableció que como gobernador promovería “la reactivación de nuestras hidroeléctricas. Creo más en la generación de energía con biodigestores, así podemos reducir el efecto de invernadero”, argumentó. Asimismo, mencionó que como parte de su plan propone el desarrollo de plantas “offshore”, es decir, en el mar o alejado de la costa, “para no impactar ningún tipo de suelo”.

Agua

En cuanto al agua, las organizaciones llamaron la atención sobre los factores que afectan este recurso natural de diversas maneras. Por un lado, enfatizaron en el cambio climático, que provoca desestabilización en patrones de lluvia y aumenta eventos atmosféricos severos.

De otra parte, las entidades enfatizaron a los candidatos que más de la mitad del agua potable que genera la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) se desperdicia sin ser consumida debido a una infraestructura pobre, mientras los embalses de agua no cuentan con la capacidad para suplir el servicio durante sequías por la falta de mantenimiento. A esto se suma la descarga de aguas residuales en comunidades, lagos y ríos hasta llegar a las playas, situación que afecta la salud de las personas, los ecosistemas naturales, la economía y el turismo, mientras la AAA cobra un cargo por cumplimiento ambiental cuyo uso no es transparente, denunciaron las organizaciones.

En ese sentido, Lúgaro aseguró que la integración de diversos grupos como la comunidad científica y académica, así como las organizaciones de base comunitaria, que trabajan en crear protocolos para el uso y manejo del agua, sería un elemento clave en su gobierno para promover la transparencia en el manejo de los fondos y medidas que se lleven a cabo. También habló de integrar a los trabajadores de la AAA en los procesos de restauración.

“La AAA es fundamental y la forma de renovar el sistema en la Autoridad es trabajarlo junto a los trabajadores y trabajadoras que conocen las fallas”, subrayó. La candidata de Victoria Ciudadana también se comprometió con prohibir las construcciones desmedidas en las zonas aledañas a las cuencas hidrográficas en la isla, así como restaurar la infraestructura de la AAA en las comunidades como medida para atajar las descargas ilícitas de agua sanitaria.

En la misma dirección, Dalmau favoreció la inversión en sistemas de tratamiento de aguas modernos y eficientes para prevenir el impacto a los ecosistemas y viabilizar el reúso de estas aguas. El candidato del PIP explicó, además, que esto representaría un ahorro en inversión de salud, al evitar que aguas usadas lleguen a cuerpos de agua que son utilizados por los ciudadanos.

“Hay que utilizar al máximo lo que pueden ser las aguas utilizadas que pueden tratarse y reutilizarse, aunque no sea para el consumo, que se puedan utilizar para otros fines. En el caso de los embalses, si no comenzamos ahora una política de dragado de esos embalses, vamos a continuar con la crisis de acceso al agua para consumo y para otros fines”, enfatizó.

Vázquez defendió, por su lado, su propuesta de construir un nuevo embalse en la cuenca Río Valenciano, que está ubicado entre Juncos y Las Piedras. “Para eso buscaremos fondos”, expresó. Además, sin presentar ninguna evidencia, defendió que el nivel de agua que se pierde en la isla debido a los problemas de infraestructura de la AAA es de un 30% a un 35% y no de un 58%. Este último porcentaje responde a información provista por la AAA, indicó el moderador durante el debate.

“Yo me reunió recientemente con la UIA (Unión Independiente Auténtica) y ellos me explicaron que realmente es una leyenda urbana. Realmente si tuviese un 60% de agua que se pierde, estaríamos nadando en agua en todo Puerto Rico”, afirmó.

En el caso de Molina, se comprometió con establecer un sistema de monitoreo de las cuencas de agua y de los pozos de agua subterránea para evitar el hurto de este recurso. “Tenemos la capacidad y los recursos, pero hace falta voluntad”, manifestó el candidato independiente a la gobernación, al tiempo que señaló al sector industrial e incluso al agrícola como responsables principales del hurto. De igual modo, argumentó que “tenemos que proteger nuestras cuencas y eliminar el uso de pesticidas”.

Conservación y planificación ambiental

En cuanto a conservación, en el debate se destacó que un 17% del territorio de Puerto Rico corresponde a áreas naturales protegidas, mientras las metas globales establecen como objetivo alcanzar el 33% para 2033. Para continuar caminando hacia esa meta ambiental, la próxima administración gubernamental debe añadir un 7%.

Sin embargo, las organizaciones advirtieron que “la influencia indebida de sectores económicos, y la falta de transparencia y de participación multisectorial efectiva en los procesos amenazan áreas de alto valor ecológico y agrícola, así como otros recursos costeros como las dunas y los arrecifes de coral”.

En su turno, a Lúgaro se le planteó que, de convertirse en gobernadora, ella o cualquiera de los candidatos heredaría una impugnación al Reglamento Conjunto 2020, que rige la evaluación y el otorgamiento de permisos de desarrollo y usos de terrenos.

Sobre ese asunto, sostuvo que su postura es trabajar “una nueva versión con un proceso adecuado de vistas publicas donde se permita la participación democrática y representativa de todos los sectores afectados, donde realmente tengamos un proceso de discusión en el plano científico, en el plano académico, expertos en diferentes áreas hablando de cómo este plan nos sirve a corto, mediano y largo plazo".

En su turno, Dalmau argumentó que, como legislador, ha presentado proyectos dirigidos a la protección de siete reservas naturales y una reserva agrícola que no han sido favorecidos por las mayorías en la Asamblea Legislativa, así como una nueva Ley de Costas. De igual modo, respecto al redesarrollo de comunidades, defendió que su programa gobierno incluye “la revitalización en las áreas urbanas ya impactadas por la construcción que han sido abandonadas tanto comercialmente como residencialmente”, redirigiendo fondos de recuperación hacia la revitalización de esas zonas.

Por su lado, Vázquez, se mostró a favor de una ley de costas que incluya una moratoria de construcción en dicha zona. “Tenemos que ver lo que está ocurriendo en nuestras costas como una emergencia de índole ambiental. Pone en peligro comunidades. Debemos paralizar las construcciones en las zonas marítimo-terrestres, y no solamente paralizarlas, sino ejercitarlas, evitar que se siga construyendo”, apuntó.

En la misma dirección, Molina afirmó que, además de una moratoria en las nuevas construcciones, “estaríamos no otorgando permisos para remodelación y reconstrucción de lo que ya está establecido en la zona marítimo-terrestres”.

“Tenemos que ir hacia atrás y vamos a tomar unos límites estrictos y así evitar también que se cierren nuestras playas, porque estamos viendo como ya estamos siendo limitados en el acceso porque no hemos tenido el valor de detener la fuerza de este gran capital que atenta para quedarse con nuestras playas”, manifestó el candidato independiente.

Agricultura

Las entidades ambientales subrayaron que investigaciones confirman que Puerto Rico se mantiene “vulnerable e inseguro” en cuanto a la producción de alimentos y agricultura, con un nivel de importación que ronda entre el 80% y 85% de lo que se consume.

En este tema, Lúgaro se comprometió a crear una ley que promueva y desarrolle la agroecología como sistema agroalimentario en el país y que establezca que Puerto Rico produzca para el año 2050 todos los alimentos necesarios para su subsistencia.

La candidata aseguró que esto “es parte de nuestro programa de gobierno, cómo vamos a destinar las 600 mil cuerdas que han sido separadas por el Plan de Uso de Terrenos como terrenos cultivables, precisamente para cultivarlos de acuerdo a prácticas de agroecología, prácticas que nos van a permitir el poder conservar esos recursos para generaciones futuras”. Del mismo modo, habló sobre su intención de ampliar la educación agrícola al currículo de las escuelas públicas desde kínder hasta undécimo grado, así como ampliar los recursos de las estaciones experimentales agrícolas de la Universidad de Puerto Rico.

Dalmau, por su parte, se comprometió con derogar la Ley de Promoción y Desarrollo de Empresas de Biotecnología Agrícola de Puerto Rico (Ley 62 del 2009), que otorga incentivos a corporaciones multinacionales comúnmente denominadas como semilleras transgénicas y que, según las organizaciones, actualmente experimentan más de 20,000 cuerdas agrícolas en el país.

“Presenté legislación durante este cuatrienio para que se trataran como acaparadores de terreno a esas empresas que para algunas cosas las tratan como empresas agrícolas y para otras como empresas de experimentación de biotecnología”, denunció el senador del PIP. Dalmau también promovió la creación de cooperativas agrícolas juveniles para fomentar el desarrollo de destrezas agrícolas en los jóvenes y niños.

Por su parte, Vázquez, al ser cuestionado sobre si se comprometía con mantener la designación de terrenos agrícolas que establece el Plan de Uso de Terrenos con una perspectiva a favor de la agroecología, así como aplicar el Artículo VI de la Constitución a las corporaciones transgénicas y cualquier otra operación agrícola que exceda los 500 acres, el candidato de Proyecto Dignidad afirmó que “sí”.

“Es importante estimular todo aquello que nos lleve a lograr esa seguridad alimentaria. Sobre la aplicación de la Constitución, todo el que vive en Puerto Rico, vive obligado a respetar la Constitución”. Vázquez, además, aseguró que promovería en desarrollo de huertos en todas las escuelas del país.

Mientras, en su turno Molina se comprometió con una reforma agraria integral, “con un proceso amplio y justo en la distribución de tierra”.

“Vamos a estar cediendo nuestros terrenos agrícolas a todos estos pequeños emprendedores, los vamos a llevar a que puedan exportar su producto y suplir el consumo doméstico, utilizando agroecología para vivir en armonía con el medioambiente”, argumentó.

Residuos sólidos

Sobre los desperdicios sólidos, se le planteó a los candidatos que la Ley 70 de Reducción y Reciclaje ordena reducir y reciclar el 35% de los residuos, expandir los mercados para estos materiales, designar coordinadores de reciclaje en cada municipio, reducir la utilización de los vertederos y de los sistemas de incineración e impone penalidades a quienes incumplan. No obstante, señalaron que “por 28 años, administración tras administración, el gobierno ha incumplido con el estatuto”.

Sobre este tema, Lúgaro se comprometió con “poner en marcha proyectos de reducción de empaques, reúso, reciclaje compostaje, crear industrias en torno a esto, crear nuevos mercados de reciclaje, fomentar que se creen cooperativas comunitarias de reciclaje y de igual forma educar para cambiar los patrones de consumo de la población y así cumplir con nuestros objetivos de basura cero”. La candidata de Victoria Ciudadana reiteró, además, su postura en contra de la incineración de desperdicios sólidos.

Dalmau, en su turno, criticó las acciones del PNP y el PPD en torno a este tema. “Yo no haría lo que han hecho los gobiernos del candidato penepé ausente y el candidato popular desconectado, abrir la puerta para que se rellenen los vertedores de tal manera que sea inmanejable para entonces abrir la puerta a los especuladores que pretenden democratizar los tóxicos en el aire para que estemos contaminados todos, por vía de las incineradoras”, manifestó.

“Yo creo en el desarrollo de empresas para que el material post consumo se pueda utilizar”, sostuvo el candidato del PIP. De igual modo, reiteró su postura en contra de la incineración.

En la misma dirección, Vázquez afirmó que “la incineración resuelve un problema, pero crea otros. Las cenizas no tendríamos donde disponerlas. En el estatus en que está la tecnología de incineración en este momento, no tendría espacio en mi gobierno”.

Por su lado, Molina, afirmó que “estaremos transformando la manera de hacer reciclaje, vamos a estar utilizando el reciclaje para lo obtención de materia prima, haciendo unos procesos donde podamos de los desperdicios sólidos crear materiales, por ejemplo, en construcción, como clavos, varillas, tuberías, a la mano con una oficina de evaluación y cumplimiento”.