Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Caricatura publicada  por The Boston Globe el 28 de mayo de 1898. (Cortesía de la Biblioteca del Congreso)
Caricatura publicada por The Boston Globe el 28 de mayo de 1898. (Cortesía de la Biblioteca del Congreso)

Washington – Un día después de la sesión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas sobre el caso político puertorriqueño, un grupo de expertos examinará el martes en Berlín, Alemania, las consecuencias de la guerra hispanoamericana de 1898 sobre Puerto Rico y Cuba.

El foro ha sido organizado por Laura Katzman, profesora de Historia del Arte en la Universidad James Madison de Virginia, quien enseña este año en Free University de Berlín por invitación del Instituto John F. Kennedy para Estudios de Norteamérica.

“He trabajado los temas de Puerto Rico en las décadas de los 1930 y 1940, pensé que esta sería una buena forma de hablar de Puerto Rico y Cuba, que han estado en las noticias recientemente. Sus relaciones con Estados Unidos son siempre difíciles”, indicó Katzman, en entrevista telefónica.

Katzman afirmó que la conferencia de Berlín es una buena oportunidad para debatir lo que fue el inicio de las “ambiciones imperialistas” estadounidenses.

La historiadora Jessica Gienow-Hecht, de la universidad alemana y quien explicará cómo se quiso justificar la intervención en Cuba, será la conferenciante principal.

La lista de oradores incluye a Jorge Duany, director del Instituto de Investigación Cubana de la Universidad Internacional de Florida (FIU); las curadoras del National Portrait Gallery de la Institución Smithsonian, Taína Caragol y Kate Lemay; la antropóloga Amanda Guzmán (candidata al doctorado de la Universidad de California, en Berkeley); el historiador de la arquitectura Joseph Hartman (Universidad de Misuri); y el historiador del arte Kris Juncker, del Museo de Arte Afroamericana de la Institución Smithsonian.

El evento – auspiciado por Free University y Terra Foundation for American Art -, contará tanto con referencias al discurso político tradicional como al uso de las imágenes para apoyarlo, así como el surgimiento de la prensa amarilla para convencer a los estadounidenses de que el hundimiento del acorazado Maine había sido causado por un ataque de España.

En tiempos de la ley Promesa, que ha hundido a Puerto Rico en su situación colonial, el antropólogo Duany, quien fue profesor de la Universidad de Puerto Rico (UPR), dijo que recordará cómo “el discurso colonial estadounidense”, por medio de imágenes –caricaturas, fotografías, tarjetas postales, mapas-, “representaba a las nuevas posesiones como atrasadas, primitivas y exóticas y a sus pobladores como inmaduros, infantiles, afeminados e incapaces de gobernarse por sí mismos”.

“Las premisas de dichas representaciones salen a relucir, por ejemplo, en la imposición de la ley PROMESA en Puerto Rico, que ha reestablecido una forma de gobierno colonial directo, parecida a la que operó en la isla entre 1900 y 1917”, indicó Duany, nacido en Cuba ycriado en Puerto Rico y Panamá.

En estos momentos, además, el gobierno del presidente Donald Trump se ha embarcado en un esfuerzo por eliminar los avances del gobierno de Barack Obama en el acercamiento a Cuba.

En ese sentido, Duany indicó que“también es posible detectar algunos elementos tradicionales del discurso colonial estadounidense como justificación para el reciente recrudecimiento de las sanciones económicas contra Cuba bajo la administración Trump”.

La puertorriqueña Caragol y Lemay hablarán de la exposición “1898: El Imperio Americano”, la cual organizan para 2023, cuando se cumplirán 125 años de la guerra y de la invasión estadounidense de Puerto Rico. La exhibición “presentará obras de arte y artefactos de las colecciones del Smithsonian, junto con los originarios de Cuba, Guam, Puerto Rico, Hawai, España y Filipinas. Esta combinación arrojará nueva luz sobre las relaciones de poder entre el poder imperial y sus colonias, destacando a los vencedores y las víctimas de cada lado, y alentando a los visitantes a considerar los impactos a largo plazo de esta historia”, explicaron, en una declaración.

Katzman sostuvo que el Instituto Kennedy para Estudios sobre Norteamérica es uno de los más prestigiosos de su tipo en Europa, con una facultad, académicos visitantes y cuerpo estudiantil muy diverso e internacional. “Hay poco conocimiento en Estados Unidos sobre sus territorios y su historia. En Alemania el conocimiento es mucho menor”, dijo Katzman.

El énfasis en Puerto Rico y Cuba, explicó la profesora, permite examinar dos historias “que fueron en direcciones muy distintas” y que ahora se enfrentan a las políticas públicas del gobierno de Trump.