Aguada - “Sentirse seguro en un lugar inseguro”. Ese fue el razonamiento que impulsó al arquitecto estadounidense Michael Reynolds a crear, a principios de los años 70, el modelo de vivienda sustentable conocido internacionalmente como “earthship”, bajo el concepto de una “nave” en la que se podría sobrevivir cualquier fenómeno natural.

En febrero de 2018, pocos meses después del huracán María, ese proyecto que se dio a conocer a nivel mundial por la organización Biotecture Planet Earth, fundada por Reynolds, llegó a Puerto Rico como parte de un esfuerzo comunitario que impulsó la edificación de Earthship PR, en el barrio Naranjo de Aguada.

Hasta el momento, se han construido cinco domos, dos baños y dos duchas, con materiales reciclados -como neumáticos, botellas y latas- compactados con tierra y concreto, lo que hace que las estructuras sean resistentes a huracanes y terremotos. Además, tienen su propio sistema de energía solar, agua potable y huerto.

“Con el agua de la lluvia, se llenan los tanques, y la pasamos por un filtro. Toda el agua que se recoge se reúsa para el servicio sanitario y para regar los jardines. Los domos fueron construidos en forma de bohío porque esto ayuda a mantener el aire frío, que entra a través de unos canales soterrados, y que el aire caliente salga por las aperturas del techo”, explicó Carlos Chaparro, propietario del terreno y líder de la organización sin fines de lucro Tainamia, que da continuidad al proyecto en la isla.

Aunque nadie vive de manera permanente en estos “earthships”, allí pernoctan los voluntarios que llegan del extranjero para ayudar a mantener el proyecto, el cual descubren a través de la plataforma de intercambio cultural Workaway. Y es que el propósito principal de esta iniciativa es servir como centro educativo sobre práctica sustentable, por lo que a menudo se realizan talleres para promover su mantenimiento y evolución.

El exterior de una de las viviendas.
El exterior de una de las viviendas. (Xavier García)

Además, las “naves” estarían disponibles como centros de acopio y refugio para la comunidad en caso de una emergencia. Más adelante, se contempla la construcción de una cocina y la transformación de uno de los domos en un centro educativo para los visitantes.

“Me encanta todo… desde (el uso de) las botellas, el agua, el sistema solar. Todo es importante porque debemos de entender que esto es algo que todos podemos hacer”, opinó Gabriela Cintrón, de 20 años, una de las voluntarias, proveniente de Austin, Texas.

Earthship PR, ubicado en la PR-2, en el kilómetro 137.6, recibe visitantes para recorridos guiados los sábados y domingos, de 9:00 a.m. a 3:00 p.m., a cambio de un donativo de $5 por adulto. Los niños entran gratis.

Para más información, puede acceder a la página de Facebook de la organización, tainamiaorg, o llamar al 787-431-0460.

💬Ver comentarios