Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El epidemiólogo David Capó había dicho públicamente que tenía solo 21 empleados encargados de darle seguimiento a casi 1,400 casos positivos al coronavirus.
El epidemiólogo David Capó había dicho públicamente que tenía solo 21 empleados encargados de darle seguimiento a casi 1,400 casos positivos al coronavirus. (Ramón “Tonito” Zayas)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

El secretario del Departamento de Salud, Lorenzo González Feliciano, reconoció este jueves que confronta problemas con el rastreo de los pasajeros que llegan al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín que deben ser enviados a cuarentena y aquellos que arrojan resultados positivos al COVID-19 que deben mantenerse en aislamiento.

Sin embargo, destacó que hoy realizó una reunión para corregir las fallas e incluyó a todos los componentes envueltos en el rastreo, proceso vital para evitar mayores contagios del COVID-19, sobre todo, ante una eventual apertura gradual de las funciones gubernamentales y comerciales.

Eso, (el rastreo de los pasajeros,) está bajo la responsabilidad de dos epidemiólogas que tenemos aquí (en Salud) y es lo que estamos discutiendo, que se garantizara que eso se estaba haciendo de forma eficiente. Sí, la información, desde el momento uno cuando se tomó la determinación, sí el sistema estaba recopilando la data (del cernimiento médico) del 100% de los pasajeros que estaban llegando a Puerto Rico. Lo que vamos a garantizar que se mejore en este momento es que ese 100% -irrespectivamente tenga o no tenga síntomas- haya una llamada de rastreo durante el día tres, cinco y siete. En el momento de mayor probabilidad de desarrollar síntomas”, afirmó González.

Sí, se está mejorando el sistema. En esto… (no se es) perfecto, nunca. Definitivamente hay problemas. Por eso la reunión de hoy”, dijo sobre el cónclave que incluyó a la Guardia Nacional, personal de epidemiología de Salud y de Aerostar Airport Holdings, la empresa que administra el aeropuerto ubicado en Isla Verde.

Esta falla en el rastreo se une a la que hubo con las estadísticas oficiales ofrecidas por Salud sobre los casos positivos al COVID-19, un asunto que admitió González hace semanas atrás.

El rastreo de pasajeros -sean positivos al COVID-19 o no- es medular para mantener controlada la epidemia. Los alcaldes así como el ayudante general de la Guardia Nacional, el general José Juan Reyes, han alertado que el aeropuerto y la entrada de pasajeros constituyen una brecha al toque de queda y hacerlo cumplir depende mayormente de la “responsabilidad social” que tenga cada pasajero que llega a la isla y debe cumplir con la cuarentena ordenada por la gobernadora Wanda Vázquez Garced o el aislamiento en caso de dar positivo al virus.

Ojo con el aeropuerto

González enfatizó que los epidemiólogos de las siete regiones de Salud deben hacer su trabajo para el rastreo de estos casos. Dijo que el riesgo de contagio aumentaría en el aeropuerto de subir la cantidad de pasajeros que ingresan a la isla. De hecho, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) aún no contesta el pedido de la gobernadora para que no lleguen vuelos a Puerto Rico procedentes de varios estados con altos niveles de contagio del coronavirus, confirmó la Autoridad de los Puertos.

“La responsabilidad social es de todos. Ahora, que tenemos un promedio de 500 a 600 viajeros… imagínate si esto subiera posiblemente en los meses de agosto, septiembre u octubre, que puedan subir los viajeros a un número mucho más similar a lo que llegaban a Puerto Rico. A Puerto Rico llegaban 15,000 por día (antes de la pandemia)”, apuntó el secretario de Salud.

“En este momento tenemos una masa crítica que es pequeña y si nos da la oportunidad de evaluar lo que estamos haciendo, mejorarlo. Pero sí, definitivamente, el aeropuerto sigue siendo un punto de entrada que tenemos que tener mucho resguardo”, agregó.

Asimismo, reconoció que la empresa Telemedik no es la que está a cargo del rastreo de los pasajeros sino el Departamento de Salud. Inicialmente y por semanas, Salud había informado que la empresa Telemedik se estaba haciendo cargo del rastreo de pasajeros. Pero la compañía negó que hubiese sido contratada para esas funciones.  

De inmediato, precisó que necesita más recurso humano, equipo y coordinación para corregir. Pero aseguró que cuenta con el dinero suficiente para el rastreo, aunque no precisó cantidad. Recordó que el gobierno federal asignó $2,200 millones a la isla para lidiar con la emergencia y la Junta de Supervisión Fiscal recomendó que gran parte de ese dinero se use para atender las necesidades producto de la pandemia.

“Nos sentamos ayer a discutir las necesidades que tenían cada uno de los equipos (de los epidemiólogos de las siete regiones). Creo que fue evidente, se admitió que teníamos que darle más herramientas así que ellos hicieron sus pedidos”, admitió González.

Descartado el rastreo con GPS

Aunque el secretario destacó que, de cara a la flexibilización del toque de queda, debe asegurarse de armar un sistema fuerte de rastreo que incluso incluya la tecnología, descartó el uso del Sistema de Posicionamiento Global (GPS en inglés) instalado en la mayoría de los teléfonos móviles (celulares) para emitir alertas de contagio de coronavirus, mientras que otras autoridades sanitarias, como las de Inglaterra, Francia y Alemania, están trabajando en sus propias iniciativas.

“Siempre en esta cosa de rastreo la tecnología va a ser crítica. De que vayamos a usar GPS improbable. Pero definitivamente tener equipos sólidos, la tecnología necesaria, sea telemedicina, telecomunicaciones, para garantizar que estas personas (contagiadas) se le acerca uno y se pueda obtener información”, explicó.

Sobre el recurso humano disponible para el rastreo, González dijo que trabajan en allegar más ayuda. El epidemiólogo David Capó había dicho públicamente que tenía solo 21 empleados encargados de darle seguimiento a casi 1,400 casos positivos al coronavirus.

El Departamento de Salud está solicitando que se libere, que yo pueda utilizar todo empleado de Medicaid, ya se hizo la petición. Pero entre hoy y mañana debe salir un edito para reclutar personal directamente para llenar las necesidades de las siete regiones de epidemiología para mejorar nuestro tracing (rastreo)”, sostuvo.

Además, dijo que el Colegio de Médicos Cirujanos le ofreció a Salud su centro de telellamadas para contribuir con el rastreo.

Preguntado sobre qué garantías ofrece a la ciudadanía de que habrá un sistema robusto de rastreo, González dijo “la data se le está presentando a Puerto Rico y cuando cometemos un error nos sentamos con las persona para rectificar el error. Eso debe dar sentido de que estamos en la dirección correcta”, sentenció.

💬Ver comentarios