La ACT optó por construir un vado en el tramo de la PR-824 en Toa Alta, una de las principales vías del municipio, impactada por el huracán Fiona.
La ACT optó por construir un vado en el tramo de la PR-824 en Toa Alta, una de las principales vías del municipio, impactada por el huracán Fiona. (Suministrada)

El tramo de la carretera PR-824 en Toa Alta, clausurado luego de que se reportaran daños provocados por el huracán Fiona y el desborde del río La Plata, será reabierto al tránsito en o antes de este miércoles, si la lluvia lo permite, aseguró este lunes el director ejecutivo de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), Edwin González Montalvo.

“Esperamos que ya para el miércoles o antes lo tengamos abierto, antes de (el Día d) Acción de Gracias, para que las personas cuando estén visitando a sus familiares tengan la ruta abierta”, sostuvo el ingeniero en entrevista con El Nuevo Día.

El plan de la ACT era pavimentar la vía hoy mismo, aunque advirtió que “la lluvia es el factor determinante”.

Con las dos carreteras principales de Toa Alta clausuradas desde el paso del huracán, el alcalde Clemente “Chito” Agosto reclamó el sábado mayor sentido de urgencia en los trabajos de reparación que lleva a cabo la ACT, entidad que el ejecutivo municipal responsabilizó por la congestión vehicular que sufren los toalteños desde hace dos meses.

Sobre la carretera PR-824, el alcalde señaló que los trabajos de reparación no debieron haber tomado más de “dos a tres semanas” y que, pese al reconocimiento de que la lluvia en las últimas semanas ha retrasado los trabajos de reparaciones, también “ha habido días de sol”.

En respuesta, la ACT indicó que el tramo que se vio afectado por el paso del huracán está siendo remplazado por un vado, que es una obra hidráulica que típicamente se observa en los puntos bajos de los ríos que atraviesan una carretera. La construcción, que tiene un costo inicial de $250 mil, está costeada con fondos de emergencia de la Administración Federal de Carreteras (FHWA, en inglés).

Según la Autoridad de Carreteras, las lluvias que afectaron el área crearon un socavón que se pudo haber rellanado nuevamente, “pero corría el peligro de ceder ante otro incidente de lluvias”. Ante eso, se optó por construir un vado “que resulta más duradero y por consiguiente se extendió el tiempo de los trabajos, considerando, además, los efectos de las condiciones del tiempo y la seguridad de los trabajadores durante las crecidas del río”.

González Montalvo explicó que para el proyecto fue necesario construir tubos de hormigón reforzado de 42 pulgadas de diámetro que requieren pasar por un proceso de pruebas para cumplir con las especificaciones del gobierno federal, lo que puede durar hasta tres semanas. Previo a cubrir con asfalto -lo que ocurriría hoy- se trabajó en el relleno de piedra y otros aspectos. El director aseguró que ha mantenido comunicación con el alcalde y está al tanto de la gestión que se realiza este lunes.

“Como lo que estamos buscando es construir de una forma resistente para que no vuelva a ocurrir lo mismo a futuro -porque con todas estas crecidas se vuelve a salir el río-, lo que hicimos fue crear un vado allí, con unos tubos diseñados para que si la crecida fuera tal, el agua se vaya por los tubos, no lave la carretera, o se vaya por encima, pero que la carretera se mantenga allí. Esto toma un tiempo adicional”, manifestó el funcionario.

El cierre de la PR-824 implica que “miles” de familias de los sectores de Galateo, Villa Josco, la urbanización Green Valley, Los Álvarez y parte del barrio Quebrada Cruz tienen que desviarse hacia la PR-165.

“Lo que les tomaba 15 o 20 minutos ahora toma una hora, porque se une todo el mundo en una sola carretera”, dijo Agosto, recalcando que, al sumarse el cierre de la PR-861, Toa Alta se encuentra “dividido en dos”.

En el caso de la PR-861, el alcalde precisó que, dada la magnitud de los daños producidos por deslizamientos y desprendimientos de terreno, el municipio espera diseñar una vía alterna que ayude a liberar el tráfico.

“Ahí sí, los daños fueron graves (…) Tengo el pueblo dividido en dos: los barrios Ortiz, Bucarabones y Piñas de un lado, y Galateo, Quebrada Cruz, Quebrada Arenas y Río Lajas del otro. Esa (PR-861) sí es la vía principal de nuestro municipio, por ahí pasaba todo el mundo de Toa Alta y (de afuera), ha creado un caos a nivel social, mental y económico”, subrayó.

Cuestionado sobre la reparación de la PR-861, González Montalvo respondió que no podía aún ofrecer un estimado del tiempo que tomará dicho trabajo.

“Ese proyecto es más complejo, es una situación mayor. Hay varios deslizamientos, desprendimientos de roca hacia la carretera, segmentos de la carretera que se desprendieron. Requiere un diseño mayor y esa ya sería una obra permanente que conllevaría mucho tiempo adicional”, indicó.

El ingeniero dijo que actualmente se llevan a cabo los estudios correspondientes de suelo que darían paso al trabajo de diseño de la obra, estimado de costos y subasta.

“Tenemos que esperar que tengamos todos los estudios realizados y el diseño a la mano para sacar un estimado del costo de las reparaciones permanentes”, explicó el funcionario.

💬Ver comentarios