Toa Alta fue uno de los municipios más afectados por el desborde del río La Plata durante el paso de Fiona.
Toa Alta fue uno de los municipios más afectados por el desborde del río La Plata durante el paso de Fiona. (Suministrada)

Con las dos carreteras principales de Toa Alta clausuradas desde el huracán Fiona, el alcalde Clemente “Chito” Agosto reclamó mayor sentido de urgencia en los trabajos de reparación a la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), a la que responsabilizó por la congestión que, a diario, han experimentado sus constituyentes por dos meses.

Agosto reconoció que el daño que recibió la carretera PR-861, con toda seguridad, demorará “años” en arreglarse, pero sostuvo que los trabajos de reparación en la PR-824 no debieron haber tomado más de “dos a tres semanas”.

“Solicitamos tanto al director de ACT (Edwin González Montalvo) como a la secretaria de Transportación y Obras Públicas (DTOP, Eileen Vélez Vega) que tomen cartas en el asunto y apresuren los trabajos. Ya cumplimos dos meses de Fiona y sé que ha llovido, pero ha habido días de sol también y los trabajos no eran una cosa grande. Entiendo que, a lo máximo, podían tomar dos a tres semanas si le daban la prioridad y celeridad que merecía”, indicó Agosto, al señalar que la información que ha podido obtener sobre el progreso de la obra ha provenido directamente del contratista seleccionado por la ACT.

“La compañía hace los trabajos, pero hay muchas cosas que dependen de la Autoridad de Carreteras. Si no le dan el visto bueno, si no la supervisan, si no hacen unas pruebas de suelo, la compañía se detiene. Aquí el énfasis va a la ACT y el DTOP. La compañía también tiene que ver porque si no pone el personal necesario también se atrasan los trabajos”, puntualizó el ejecutivo municipal.

El Nuevo Día solicitó una reacción de González Montalvo pero, al momento de publicación de esta nota, no se había recibido.

Al no estar disponibles la PR-824 y la PR-861, prácticamente todo el tráfico de Toa Alta se concentra en la PR-165, generando unos tapones que Agosto describió como “kilométricos”, particularmente en horas de la mañana. En el caso de la PR-824, Agosto explicó que el desborde del río La Plata creó un “socavón” cerca del puente conocido como Los Cocos.

“El puente, que tengamos conocimiento, no sufrió. Pero antes del puente el río se salió y creó un socavón que se llevó la carretera y ese es el daño, el trabajo que están realizando. Tenían dos opciones, volver a rellenar, compactar y asfaltar o hacer lo que hicieron ellos, un puente vado, que metieron unos tubos. Pero lamentablemente se han tardado demasiado. Estuve por allí el jueves y están a ley de escarificar, sacar la brea, y volver a tirar brea. Se supone que para esta próxima semana estén los trabajos realizados”, dijo el alcalde.

El cierre de la PR-824 implica que “miles” de familias de los sectores de Galateo, Villa Josco, la urbanización Green Valley, Los Álvarez y parte del barrio Quebrada Cruz tienen que desviarse hacia la PR-165.

“Lo que les tomaba 15 o 20 minutos ahora toma una hora, porque se une todo el mundo en una sola carretera”, dijo Agosto, recalcando que, al sumarse el cierre de la PR-861, Toa Alta se encuentra “dividido en dos”.

En el caso de la PR-861, el alcalde precisó que, dada la magnitud de los daños producidos por deslizamientos y desprendimientos de terreno, el municipio espera diseñar una vía alterna que ayude a liberar el tráfico.

“Ahí sí los daños fueron graves (…) Tengo el pueblo dividido en dos: los barrios Ortiz, Bucarabones y Piñas de un lado, y Galateo, Quebrada Cruz, Quebrada Arenas y Río Lajas del otro. Esa (PR-861) sí es la vía principal de nuestro municipio, por ahí pasaba todo el mundo de Toa Alta y (de afuera), ha creado un caos a nivel social, mental y económico”, subrayó.

💬Ver comentarios