Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

En Puerto Rico, mientras tanto, ya se han confirmado siete casos de defectos congénitos. (GFR Media)
En Puerto Rico, mientras tanto, ya se han confirmado siete casos de defectos congénitos. (GFR Media)

El peligro es real y el escenario es aún más aterrador de lo proyectado. La posibilidad de que un recién nacido se afecte con  zika es innegable, pero que los efectos surjan    meses o años después del alumbramiento es aún más estremecedor.