Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Hasta ayer, el Departamento de Salud había realizado 8,157 pruebas para detectar COVID-19 y estaba en el proceso de repartir 200,000 pruebas rápidas compradas a finales de marzo. (GFR Media)
Hasta ayer, el Departamento de Salud había realizado 8,157 pruebas para detectar COVID-19 y estaba en el proceso de repartir 200,000 pruebas rápidas compradas a finales de marzo. (GFR Media)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Tras el fallido intento de adquirir un millón de pruebas rápidas para detectar el coronavirus a través de una pequeña compañía de construcción, el gobierno no ha hecho nuevas gestiones para comprar esa cantidad de pruebas, ni tampoco ha reanudado el interrumpido proceso para pedir más de 700 ventiladores para atender los casos más severos de esta enfermedad.

El secretario de Salud, Lorenzo González Feliciano, dijo a El Nuevo Día que, en su momento, esas órdenes de compra se harán directamente al manufacturero y evitarán, en la medida de lo posible, su adquisición a través de intermediarios en los procesos de compra.

“Esa es una de las recomendaciones que hemos hecho, que cualquier compra que se haga sea directamente a través de las compañías”, destacó el funcionario. “En este momento, no queremos intermediarios. Es comprar las cosas directamente con el proveedor. Esa debe ser la forma”, reiteró.

En la última semana de marzo, el Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), a instancias del Departamento de Salud, intentó comprar un millón de pruebas rápidas de coronavirus a la constructora Apex General Contractors, que no tiene ninguna experiencia en manejo de productos médicos. La transacción se canceló cuando la empresa, según portavoces del gobierno, no pudo entregar a tiempo, para el 31 de marzo, el cargamento que supuestamente traería desde Australia.

Esa transacción es investigada por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés), la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Recursos Humanos de Estados Unidos (HHS, en inglés) y por la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés), confirmó el secretario González. También la investigan el Departamento de Justicia y la Cámara de Representantes de Puerto Rico.

“En este momento, no te puedo dar fe de que haya alguna orden adicional. Tendría que ver si hay algunas otras adicionales o si se está explorando alguna orden adicional en este momento”, dijo González.

Distribución de pruebas

González Feliciano dijo que, de las pruebas serológicas ordenadas, se recibieron 7,000 hace dos semanas y, el Jueves Santo, se recibieron 200,000 que son las que Salud empezó a distribuir ayer.

De esas 200,000 pruebas, 20,000 se usarán en el aeropuerto y 30,000 se distribuirán en los centros de cuidado prolongado de adultos mayores. El resto se distribuirá entre los municipios, los laboratorios clínicos y los centros de salud alrededor de la isla.

Por otro lado, González Feliciano expresó que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) le entregó a Salud 15 máquinas que permitirían hacer pruebas moleculares rápidas.

“Esta es la prueba confirmatoria molecular rápida, que se puede hacer en 15 a 20 minutos”, explicó el titular de Salud. “Desafortunadamente, tenemos las máquinas, pero únicamente tenemos reactivos para 120 pruebas, así que hicimos una solicitud de reactivos para poder hacer 50,000 pruebas adicionales”, añadió.

González Feliciano indicó que, a partir de ahora, en la isla se podrán realizar cerca de 1,000 pruebas moleculares o confirmatorias al día, entre las realizadas por el laboratorio de Salud y las que realizan laboratorios clínicos privados.

“Muchos laboratorios privados están buscando cómo insertarse en el proceso de hacerlas”, indicó el secretario. “Hay que ver cómo esto se mueve”, comentó.

González Feliciano cree que muchas pruebas se realizarán en los laboratorios clínicos privados y otros centros de salud debido a que están cubiertas por los planes médicos, incluyendo el del Estado.

Hasta ayer, se habían hecho 8,157 pruebas entre serológicas y moleculares. Pese a la baja cantidad de pruebas realizadas, el secretario reafirmó que la curva de contagios está aguantada. El titular de Salud explicó que las estadísticas en Puerto Rico se hacen bajo el modelo de los Estados Unidos y el modelo isleño, que es probabilístico.

El modelo estadounidense estima que es ideal hacer 6,000 pruebas por cada millón de habitantes, indicó el secretario. En Puerto Rico, tendrían que hacerse 21,000 pruebas para cumplir con ese modelo.

Como en la isla no se ha llegado todavía a ese número de pruebas realizadas, lo que se traduce en una limitación de información, “tenemos un grupo de científicos que se tomaron la responsabilidad de generar un modelo probabilístico”, mencionó.

Según González Feliciano, la inserción de Puerto Rico dentro de ese marco estadístico de Estados Unidos permitió que la isla se beneficiara más temprano de la distribución de bienes a través de FEMA.

“Si yo reclamaba que mi pico era en mayo 8, entonces cuando viniera la distribución de los bienes a través de FEMA, nos iban a poner último en la lista porque no íbamos a tener ninguna urgencia en los días más críticos (de los estados)”, agregó.

Más respiradores

González Feliciano dijo que se ajustaron los estimados iniciales de la oficina de Bioseguridad que inicialmente creyó que, en la isla, había un total de 500 respiradores.

La cantidad de respiradores disponibles en los centros hospitalarios, que para el día de ayer era de 839 para adultos, le inspira cierta tranquilidad al titular de Salud. También los hospitales tienen disponibles cerca de la mitad del total de respiradores que hay en las salas pediátricas.

“Tenemos una ventana de respiro, pero no quiere decir que vamos a cerrarnos ahí”, señaló González Feliciano.

El secretario dijo que se comprarán respiradores adicionales -aunque no precisó ni cantidad ni fecha- y que también esperan otros 15 que serán transferidos por FEMA. Salud está a la espera de 380 respiradores que fueron comprados en marzo.

Pesquisa

González Feliciano indicó que, como parte de la investigación sobrelas compras de pruebas rápidas hechas pocos días antes de su incorporación a la agencia, se le ha hecho un requerimiento de congelar o mantener intactos los correos y trámites electrónicos realizados desde las cuentas de Salud.

“En el Departamento de Salud, tú puedes llevarte el ‘hard drive’, puedes llevarte la computadora, te puedes llevar lo que quieras y el sistema retiene la información por 10 años”, agregó.




💬Ver comentarios