Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Alumnos de la escuela elemental Carmen Barroso de Toa Baja.
Alumnos de la escuela elemental Carmen Barroso de Toa Baja. (Teresa Canino Rivera)

A las 9:08 a.m. sonó la sirena que advertía que debían agacharse, cubrirse y sujetarse. La luz se apagó y, en instantes, ellos supieron qué hacer.

💬Ver comentarios