Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Al centro, Javier Noriega Costas, primo hermano de Andrea Ruiz Costas, durante la manifestación a las afueras del Tribunal Supremo, en San Juan.
Al centro, Javier Noriega Costas, primo hermano de Andrea Ruiz Costas, durante la manifestación a las afueras del Tribunal Supremo, en San Juan. (Teresa Canino Rivera)

A dos meses de su partida física, los familiares y amigos de Andrea Ruiz Costas, quien fuera asesinada por su expareja en medio de un incidente de violencia de género, no solo luchan contra el dolor físico y emocional que les ha provocado su muerte, sino también contra un sistema que se ha negado a hacer públicas las grabaciones totales o parciales de las vistas judiciales a las que acudió la joven de 34 años en búsqueda de protección.

💬Ver comentarios