La gobernadora alegó que ella no interfiere con las pesquisas en el Departamento de Justicia (David Villafañe Ramos)

La gobernadora Wanda Vázquez Garced rehusó explicar hoy por qué ordenó el despido de la secretaria de Justicia, Dennise Longo Quiñones, y alegó que su determinación no tiene que ver con las investigaciones que lleva a cabo esta agencia, incluyendo la compra de pruebas de COVID-19 a sobreprecio a empresas sin experiencia en la industria médica, pero con conexiones al gubernamental Partido Nuevo Progresista (PNP).

La Fortaleza originalmente había dicho que Longo Quiñones había renunciado para auscultar nuevas avenidas profesionales. No obstante, posteriormente se confirmó que la funcionaria había sido destituida.

Vázquez Garced, al ser abordada sobre el tema, simplemente dijo que había perdido la confianza de la funcionaria sin siquiera precisar la naturaleza de los hechos que provocaron su determinación.

“Esos son puestos de confianza. Al retirarse la confianza era suficiente para solicitar la renuncia de Justicia… No vamos a hacer otras expresiones”, dijo Vázquez Garced durante una breve conferencia de prensa tras la culminación de los actos oficiales del gobierno puertorriqueño conmemorando declaración de independencia de los Estados Unidos.

Fuentes de El Nuevo Día apuntan a que la gobernadora y la jefa de Justicia sostuvieron una acalorada discusión poco antes de la destitución. Este diario supo que una de las pesquisas que generó la discordia es la que realiza Justicia en torno a las compras de pruebas de COVID-19 por parte del gobierno.

La mandataria, sin embargo, indicó que, a pesar del despido inmediato de la funcionaria, no tuvo desavenencias con Longo Quiñones. Aseguró, además, que como parte de sus funciones no se adentra en los detalles de las pesquisas que se desarrollan en el Departamento de Justicia.

“Es importante y quiero dejar meridianamente claro ni ahora ni antes ni nunca he intervenido con ninguna investigación que esté haciendo el DJ. Ni una sola pregunta esta gobernadora ha hecho en Justicia”, dijo. “Que esto no se entienda como una manera de impedir (la investigación), como ha trascendido de manera errónea. No tiene nada que ver”, dijo la mandataria, sin aclarar las circunstancias del despido de una de las funcionarias de más alto rango en el gabinete.

Más temprano en el día Vázquez Garced había publicado en sus cuentas de redes sociales: aquel que señale, sugiera o insinúe de manera insidiosa que en la renuncia de la Lcda. Dennise Longo Quiñones hubo discordias, discusiones o que se da en medio de desaveniencias (sic) por alguna pesquisa o que se intervino en alguna investigación, es TOTALMENTE FALSO”.

En abril, la entonces secretaria interina de Salud, Concepción Quiñones de Longo -quien es madre de la ahora exjefa de Justicia-, advirtió que fue presionada por personal en el despacho de Vázquez Garced para que firmara un contrato para la adquisición de pruebas de COVID-19.

Por otro lado, el pasado martes, Longo Quiñones fue referida a la Oficina del Panel del Fiscal Especial Independiente por la Cámara de Representantes, luego que una investigación legislativa reflejara que le había mentido al cuerpo legislativo en torno al contenido del Informe de 48 Horas que preparara el Negociado de Investigaciones Especiales sobre el manejo del almacén de Ponce del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres.

En este almacén había objetos expirados y su contenido fue ocultado mientras cientos de personas dormían en las calles debido al temor que les provocaban los movimientos telúricos de enero de este año.

Con la salida de Longo Quiñones, Wandymar Burgos Vargas permanecerá al cargo de la agencia de manera interina. Burgos Vargas se destacaba como secretaria auxiliar a cargo de litigaciones civiles de la agencia y, anteriormente, fungió como directora de la División de Litigios Federales y la Ley Promesa.