Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El secretario de Hacienda, Francisco Parés Alicea.
El secretario de Hacienda, Francisco Parés Alicea. (David Villafañe Ramos)

Las personas que no radican planillas y sus ingresos provienen de las pensiones del seguro social o el sistema de retiro comenzarán a recibir el incentivo de $1,200 por la pandemia de COVID-19 a partir de finales de mayo, afirmó el secretario de Hacienda, Francisco Parés Alicea.

El funcionario explicó que en el Plan de Distribución del Pago de Impacto Económico este grupo está programado para recibir el beneficio durante la tercera y última fase del proceso de distribución de fondos, junto a los beneficiarios del Programa de Asistencia Nutricional, los veteranos, los universitarios y aquellos que no están obligados a rendir contribuciones según la ley.

“La tercera fase, que está proyectada para finales de mayo, incluye a todos los ciudadanos que no están obligados a radicar planilla y que no fueron reclamados como dependientes... El Departamento de Hacienda trabaja en la búsqueda de mecanismos simples para que estas personas puedan someter su información, incluyendo su cuenta bancaria, para poder realizar el desembolso de los pagos”, sostuvo Parés Alicea en declaraciones escritas enviadas a El Nuevo Día.

El funcionario indicó que próximamente la agencia hará un anuncio informando dónde las personas pueden ingresar su información para que puedan recibir los fondos.

En el caso de los beneficiarios del Seguro Social, Parés Alicea afirmó que están en conversaciones con el Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) y con la Administración del Seguro Social para compartir datos de modo que Hacienda tenga la información necesaria para identificar a las personas que deben ser beneficiadas por la iniciativa.

“La meta es lograr obtener la información de ese grupo y poder realizar los pagos sin que medie ninguna gestión por parte de estos ciudadanos. Agotaremos todos los recursos para simplificarle el proceso a esta población, no obstante, hasta el momento, también tendrán que someter la información a través del enlace que se habilitará para esta fase. Se estima que un millón de personas entrará en esta fase”, dijo el funcionario.

Este beneficio, que comenzó a entregarse hace semanas en los Estados Unidos, empezó a distribuirse en la isla hace alrededor de una semana.

Los fondos buscan aliviar la carga económica de las personas en los Estados Unidos y sus territorios a raíz de la pandemia de COVID-19 que ha detenido gran parte de la actividad comercial en el mundo.

En total, se está distribuyendo $1,200 a las personas con ingresos menores de $75,000 anuales. Aquellos que tengan ingresos mayores a este monto, podrían recibir el incentivo, peroen una proporción menor. A este beneficio se le suman $500 por cada dependiente.

El COVID-19 es la enfermedad que produce la nueva cepa de coronavirus que ha provocado 275,500 muertes a nivel mundial. En Puerto Rico, la enfermedad ha cobrado 108 vidas hasta hoy, sábado.