Jenniffer González sostuvo que tras la aprobación de la ley Cares, y el gobierno de Wanda Vázquez Garced debe tener ya más de $4,000 millones para mitigar los problemas fiscales que ha causado la pandemia del coronavirus. (GFR Media)
Jenniffer González sostuvo que tras la aprobación de la ley Cares, y el gobierno de Wanda Vázquez Garced debe tener ya más de $4,000 millones para mitigar los problemas fiscales que ha causado la pandemia del coronavirus. (GFR Media)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Washington - La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, denunció hoy que la gobernadora Wanda Vázquez Garced y el Departamento de Educación mantengan cerrados los comedores escolares, limitando el suministro de alimentos a los estudiantes de las escuelas públicas.

En una declaración por Facebook, González sostuvo que tras la aprobación de la ley Cares, el gobierno de Vázquez Garced debe tener ya más de $4,000 millones para mitigar los problemas fiscales que ha causado la pandemia del coronavirus.

“Es una irresponsabilidad del Departamento de Educación no abrir los comedores escolares”, sostuvo González.

La comisionada afirmó que hay jefes de familia que han perdido sus puestos de trabajo, a los que “tampoco le(s) ha llegado el dinero por desempleo que se aprobó a nivel federal, ni ha(n) recibido la ayuda del PAN”, y  por la falta de suministro de alimentos a sus hijos en las escuelas, ven limitado “el poner el pan y la comida en su mesa”.

“Ese desayuno y ese almuerzo (que proveen los comedores escolares) en la mayoría de los casos (de las familias pobres) son el único alimento” que reciben diariamente, en momentos en que cerca del 46% de la población de Puerto Rico vive bajo los niveles de pobreza, sostuvo.

González se solidarizó con los trabajadores de comedores de escolares que puedan temer contagiarse con el coronavirus, pero consideró que el gobierno tiene ya los fondos para contratar esos servicios de alimentos.

“Si el gobierno de Puerto Rico no puede hacer esto, esto segura que muchos alcaldes estarían disponiblesa abrir estos comedores para sus municipios, especialmente para estos niños que no tienen acceso a un almuerzo o desayuno. No hay razón alguna para que el gobierno de Puerto Rico no habrá los comedores escolares”, agregó.

Las expresiones de la gobernadora se suman a reclamos que han hecho diversos sectores de la Isla, incluidos los congresistas demócratas Nydia Velázquez, Alexandria Ocasio Cortez y Darren Soto, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF)  que controla las finanzas públicas, el senador Eduardo Bhatia, el ex comisionado residente en Washington Pedro Pierluisi, y los alcaldes de Bayamón, Ramón Luis Rivera, y la alcaldesa de Gurabo, Rosachely Rivera, entre otros.

Por otro lado, la comisionada advirtió, además, que es hora de distribuir los fondos federales de desempleo. “Puerto Rico no aguanta otra semana más”,de retraso en los pagos federales por desempleo, que elevan en $600 semanales el cheque que entrega el gobierno de la Isla, indicó González.

La comisionada dio a conocer, además, una carta que envió el miércoles a la gobernadora para cuestionar  la petición que hiciera el gobierno de Puerto Rico a  la Administración Federal de Aviación (FAA), que no ha sido autorizada, para prohibir vuelos procedentes de estados con una alta concentración de casos de coronavirus, como Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

“La solicitud de suspender vuelos desde ciertos ejes y ciudades, algunas de las cuales son centros de nuestras comunidades puertorriqueñas continentales, genera una gran preocupación”, indicó González en su carta a la gobernadora, la cual escribió en inglés.

Tambien dijo que será "un enorme desafío después de esta emergencia global restablecer las rutas que Puerto Rico trabajó tan duro durante años para establecer en el Aeropuerto Internacional Muñoz Marín (SJU), el Aeropuerto Rafael Hernández en Aguadilla (BQN) y el Aeropuerto Mercedita en Ponce (PSE)”.

González elogió, sin embargo, los controles que toma el gobierno de Puerto Rico en el aeropuerto Muñoz Marín, en busca de mitigar la propagación del coronavirus.

Hace unos días, la comisionada también advirtió que el escándalo del fallido contrato para adquirir pruebas rápidas de detección de coronavirus “es una vergüenza y un reto adicional” para la búsqueda de asistencia federal para Puerto Rico.

Eligio Hernández sostiene que protege a los empleados

Por su parte, el secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez, se sostuvo en que ordenó el cierre de los comedores escolares para proteger a los empleados, al tiempo que detalló las donaciones de alimentos hechas por la Autoridad Escolar de Alimentos y la Agencia Estatal de Servicios de Alimentos y Nutrición.

Hernández Pérez ya había ofrecido sus razones para mantener los comedores cerrados en una entrevista con El Nuevo Día del 7 de abril y que acataría la directriz de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) de proveer comidas a estudiantes mediante entidades sin fines de lucro.

"En esta etapa de la emergencia, el DE está  protegiendo a los empleados de comedores (64% de ellos están en las edades de mayor vulnerabilidad a contagios) y sus familias. La logística de la repartición de alimentos se realiza periódicamente entre las entidades receptoras para que continúen con su acostumbrada labor comunitaria y expandan su base de servicio, según la necesidad que exista", sostuvo el funcionario mediante comunicación escrita.

"Desde que comenzó del toque de queda, ordenado a mediados de marzo, el Educación comenzó una evaluación para donar alimentos con una fecha de vencimiento a junio de 2020. Al momento, a través de la Autoridad Escolar de Alimentos y la Agencia Estatal de Servicios de Alimentos y Nutrición, Educación ha donado más de 350,000 libras de alimentos -lo que representa 4,112,563 raciones- a organizaciones sin fines de lucro que sirven a los más necesitados a través de toda la isla", explicó Hernández Pérez.

"Este esfuerzo de donación cuenta en con el aval de las agencias federales a cargo de los alimentos para los comedores. Próximamente, según sea aprobado por la Food Nutrition Service (FNS), se estarán donando otras 179,607 libras de alimentos, lo que sobrepasaría las 5 millones de raciones de comidas.

El secretario de Salud sostuvo que la primera entrega de alimentos, de 110,000 libras, fue donado al Banco de Alimentos y al Salvation Army. Mientras, la segunda donación (264,000 libras) fue entegada a la Volunteer Organization Active in Disaster (PR-VOAD) y a otras 90 organizaciones "con presencia en los 78 municipios". "Igualmente, las entregas fueron aprobadas por la FNS, adscrita al Departamento de Agricultura federal", esbozó Hernández Pérez.

"El propósito de estas donaciones es ofrecer alimentos a quienes más lo necesitan. Además de la comida, se han entregado compras de alimentos en comunidades con necesidad que son identificadas por las organizaciones que están colaborando en el esfuerzo", subrayó Hernández Pérez.