Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Se erige majestuosa, con porte señorial, sus tonos brillantes de rosa y azul provocan que no pase desapercibida allá en la avenida Ponce de León, esquina calle Georgetti, en el casco urbano de Río Piedras, pero su más grande belleza es el propósito al que sirve.

“Esto no es un museo… esto es un centro cultural. Un oasis para todos. Un centro de información, un espacio de intercambio”.

Ese es el lema que han adoptado en la Casa de Cultura Ruth Hernández, un lugar como bien dice su consigna de aprendizaje, compartir y participación. En él, los residentes del municipio de San Juan tienen la oportunidad de participar de talleres de arte, dibujo, música, baile y yoga, entre otros, de manera gratuita. Pero, además, también pueden devolver un poco de lo que reciben a la comunidad a la que pertenecen.

“Tenemos un enfoque de interactuar con la comunidad, de fomentar su participación, pero a la vez de pedirle a la gente que también aporte sus talentos. Esto hace el espacio uno bien interesante”, describió Gisela Rosario, directora de la Casa sobre el voluntariado que se da en el espacio.

Como ejemplo perfecto de este intercambio, está la maestra retirada Emma Lebrón. La mujer llegó allí a tomar clases de pintura y hoy, además de continuar con su instrucción, imparte clases de yoga.

“Empecé a pintar y me gustó mucho el ambiente y quise dar un poco de lo que sé, que es el yoga”, dijo Lebrón.

“Lo hago porque hay que ayudar. Si a mí me dan, yo tengo que dar pa’lante. Sino diera no sería agradecida”, agregó.

Lebrón aseguró que la Casa, residencia más antigua de Río Piedras y símbolo de la época del siglo XIX, le expande sus oportunidades en esta etapa de su vida.

“Esto es espectacular. En vez de estar viendo novelas en casa encerrada estoy aquí aprendiendo cosas nuevas”, puntualizó la educadora mientras alababa el profesionalismo de los profesores de la Casa de Cultura.

A sus 75 años, doña Sabina de la Paz jamás pensó que intentaría aprender a tocar un instrumento musical. Sin embargo, en sus visitas a la Plaza del Mercado en Río Piedras tanto escuchó hablar de la Casa de Cultura que un día decidió ir para ver de lo que le hablaban. Su experiencia la describe como maravillosa.

“Esto ha sido maravilloso. El profesor es bien chévere y bien considerado con uno que está empezando. Tiene esa paciencia para enseñar”, dijo De la Paz, otro ejemplo de las personas beneficiadas cuyo mayor anhelo es “ver si Dios me ayuda y puedo tocar en la iglesia”.

Rosario señaló el incremento en las horas de servicio de la Casa como otro de los elementos del éxito del espacio. Cónsonos con una ciudad universitaria, en la que hay movimiento muchas horas del día, la administración del lugar implementó un horario de 8:00 a.m. a 8:00 p.m. de martes a sábado y de 10:00 a.m. a 6:00 p.m. los sábados. Los lunes abre de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. 

Esto ha provocado un impacto, no solo para los que reciben servicio, sino para la comunidad en general, incluyendo a los comerciantes del área. Y es que el simple hecho de tener la estructura en óptimas condiciones físicamente y de que haya movimiento de personas ha revitalizado el área.  

“Esa era una esquina más de las esquinas oscuras de Río Piedras. Ahora es una esquina con luz. Donde los vecinos pueden sentir la vida con una casa abierta, donde se ve gente entrando y saliendo, de donde sale música. Le devolvió vida y posibilidades a lo que puede ser Río Piedras”, agregó Rosario.  

La Casa, conocida anteriormente como la Casona, fue reabierta en febrero del 2013 después de un periodo de renovación por los 12 años en los que la estructura estuvo cerrada.

“Estamos emocionados y orgullosos de lo que está pasando en la Casa, que se ha convertido en un centro multidisciplinario no sólo para la comunidad. Sino para la comunidad de artista, de performeros. Se ha diversificado mucho el uso de la Casa”, manifestó Noelia Quintero, directora del Departamento de Arte y Cultura de San Juan.

“La apertura de la Casa ha activado la vida cultural de Río Piedras. Ha empezado a aumentar el flujo de estudiantes”, agregó.