Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La maquinaria que se utilizaria para la limpieza llega al muelle Mosquito. (GFR Media)
La maquinaria que se utilizaria para la limpieza llega al muelle Mosquito. (GFR Media)

La Marina de Guerra de Estados Unidos terminará la limpieza de los terrenos y cuerpos de agua contaminados en Vieques para 2031   y   2032, respectivamente, según su informe más reciente al Congreso.     

La información no fue bien recibida por líderes viequenses, quienes  resienten que los trabajos se hagan con poca celeridad, con escasa comunicación de la Marina y hasta con mecanismos que   contaminan el ambiente.

“Eso me da escalofríos. Mientras ellos sigan alargando y alargando la limpieza, más tarde recuperaremos las tierras. Ellos tienen bajo su control dos terceras partes de la isla. Estamos bajo su control y queremos independencia”, apuntó Mirna Pagán,  líder de la organización Vidas Viequenses Valen.

Esta organización se creó para dar seguimiento y procurar la  descontaminación y devolución de las tierras viequenses.

El documento  -con fecha del 20 de diciembre- responde a una exigencia de la Ley de Asignaciones de Defensa (Ley Pública 115-769), que establece que los secretarios de la Marina y del Ejército deben someter al Congreso informes sobre el progreso de los trabajos de descontaminación en Vieques y Culebra.

En declaraciones escritas, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, agradeció “la atención del Navy (la Marina) sobre la urgencia de la limpieza de Vieques y por proporcionar este informe al Congreso y a mi oficina”.

El informe identifica 54 áreas de trabajo. Unas 16 están en el oeste de Vieques, y las restantes 38, en el este. De esas 54, 51 están cerradas, aunque clasificadas como aptas para uso no restringido, y no necesitan de más acciones futuras. Dos de las  restantes tres áreas  están en la fase de limpieza, y la otra comenzará a trabajarse en el 2021, indica el documento de seis páginas.

En el informe, se destaca que, desde el 2005, 4,000 acres de terreno han sido limpiados de municiones, así como 23 millas de carreteras y playas. Se añade que, hasta la fecha, la Marina ha eliminado 7.7 millones de artículos clasificados como materiales que presentan un riesgo potencial de explosión. Estos incluyen 102,000 municiones, 39,000 proyectiles, 32,000 bombas, 4,300 morteros, 1,300 cohetes, 16,000 submuniciones  y 9,400 granadas, bengalas, pirotecnia y otras municiones.

 Asimismo, 18.7 millones de metal vinculados con las municiones ha sido procesado y 16.4 millones de libras de chatarra se han enviado fuera del país para ser recicladas.

“Para reducir el peligro de explosión, la Marina ha actuado en 16 de los 18 lugares en los que se determinó que había que reducir municiones. Las áreas de prioridad son la remoción de municiones en playas, carreteras, áreas de caza y cuevas de cangrejos, áreas de estacionamiento, parajes y áreas de pasadías”, indica el informe.

De los 18 lugares identificados para limpieza, en 17 se esperan “remedios finales” que comenzarán el próximo año y se completarán entre el 2020 y el 2031.

Respecto a los trabajos de limpieza en los cuerpos de agua, en el informe se indica que “las remociones, investigaciones y acciones remediales tienen un alto nivel de incertidumbre”. Se destaca que, por los pasados años, se han enfocado en identificar tecnología que  permita localizar las municiones bajo el agua de manera “más efectiva y segura”, aunque las limitaciones persisten en ciertas situaciones. Especifica que la dificultad mayor está en trabajar cerca de especies de coral en peligro de extinción, altas corrientes y aquellas con alto oleaje.

“Los trabajos de limpieza se esperan que duren aproximadamente hasta el 2031 en la tierra y hasta el 2032 bajo el agua”, concluye el informe.

Desde 1941 y hasta 2003, la llamada Isla Nena fue utilizada por la Marina estadounidense para  ejercicios militares y probar allí su armamento. El cuerpo militar abandonó Vieques en 2003, luego de una intensa lucha de los viequenses y de todo el país, que se acentuó con la muerte del viequense David Sanes.

La Marina debe  limpiar  los residuos que dejaron  de los ejercicios militares que llevó a cabo en 26,000 cuerdas de terreno contaminado.

Tanto Pagán como el líder viequense  Ismael Guadalupe  denunciaron que aún persiste la quema abierta de chatarra, lo que  contamina  aún más el ambiente de la isla.

“Todo eso le da mal sabor al concepto de Vieques está saludable de nuevo”, dijo Pagán.

Temen que los terrenos viequenses sean cedidos a manos extranjeras o inadecuadas. Solo 3,000  de las 26,000 cuerdas ocupadas por la Marina ya fueron devueltas a los viequenses.

“Que lo devuelvan, pero no al gobierno federal ni estatal. No hay confianza. Creo en el Fideicomiso, pero que sea la gente que se chavó, los que expropiaron”,  dijo Guadalupe.

Además, Pagán denunció que “hace varios años” que el municipio de Vieques no tiene representación en la Junta Consultiva y de Restauración que se encarga de coordinar los esfuerzos para la limpieza. El alcalde de Vieques, Víctor Emeric, no respondió llamadas de este diario.

“La comunicación con la Marina ha sido escueta desde el huracán (María). Poca comunicación, mala comunicación”, apuntó Pérez.

El mismo informe destaca que los trabajos de limpieza se detuvieron por el ciclón y se retomaron en enero de este año. Un grupo de expertos inspeccionó todas las playas, y determinó que ninguna munición había quedado expuesta  o accesible en las costas.  Se destinan $28.7 millones para la limpieza este año y se añadieron $5 millones adicionales para cubrir “gastos adicionales para la recuperación tras el ciclón”.