Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Desde el domingo de la semana pasada, la actividad comercial no esencial quedó paralizada, mediante una orden ejecutiva, ante la amenaza del COVID-19.
Desde el domingo de la semana pasada, la actividad comercial no esencial quedó paralizada, mediante una orden ejecutiva, ante la amenaza del COVID-19. (Teresa Canino Rivera)

Las cuatro paredes de la habitación de Julia Rodríguez se han convertido en su lugar de retiro durante el periodo de toque de queda y cuarentena voluntaria que ha decidido completar, ante el temor de que pueda contraer o contagiarse con el coronavirus COVID-19.

💬Ver comentarios