Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La agencia aún no ha anunciado cómo reubicará a los estudiantes y el personal de las escuelas que sufrieron daños mayores.
La agencia aún no ha anunciado cómo reubicará a los estudiantes y el personal de las escuelas que sufrieron daños mayores. (Ramón “Tonito” Zayas)

Las clases en las escuelas públicas que sean certificadas como aptas para recibir estudiantes iniciarían el  miércoles, 22 de enero, determinó hoy el secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez.

El segundo semestre solo dará inicio en las escuelas del Departamento de Educación que hayan sido inspeccionadas por ingenieros estructurales y estos hayan establecido que son seguras, indicó el secretario.

Mientras, los maestros que laboren en los planteles seguros deberán reportarse a trabajar el 21 de enero.

El secretario señaló que se creó el Comité Interagencial de Inspección de Escuelas, liderado por el ingeniero y exsecretario de Transportación y Obras Públicas, Carlos Pesquera. Este comité hará recomendaciones sobre el estado de las escuelas y cuáles están aptas para abrir.

“Tenemos un compromiso con la seguridad de nuestras comunidades escolares y queremos garantizar que todos los centros educativos e instalaciones del Departamento de Educación (DE) hayan sido inspeccionados por ingenieros licenciados. En los próximos días, este personal especializado y capacitado completará las visitas y, una vez presentados los informes por escrito, el comité hará sus recomendaciones. Aquellas escuelas que no cumplan con los estándares de seguridad establecidos en el proceso de inspección no comenzarán clases; sin embargo, las que sí, podrán iniciar en esas fechas”, explicó Hernández Pérez en declaraciones escritas.

El inicio de clases para el segundo semestre de año escolar se pospuso esta semana debido a los terremotos que se han estado reportando en las últimas semanas y que han impactado, principalmente, los municipios de la zona sur y suroeste. Originalmente, las clases comenzarían el 9 de enero, luego se aplazó para el 13 de enero y, el martes se dejó en suspenso.

Ingenieros contratados por la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas (OMEP), la Autoridad de Edificios Públicos (AEP) y la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) se encargan desde el miércoles de realizar inspecciones en todos los planteles para asegurar que estos no tengan daños estructurales mayores.

Las autoridades ya han identificado daños mayores en, al menos, cuatro escuelas en los municipios de Guánica y Guayanilla, entre ellas la escuela intermedia Agripina Seda que colapsó el martes.

Educación precisó que, hasta el jueves, más de 90 escuelas habían sido inspeccionadas.